Si una inmensa llamarada solar fuese lanzada en dirección a la Tierra, podría provocar daños graves en la civilización tan dependiente de la tecnología actual, provocando un colapso social como nunca antes visto.

Y aunque muchas personas no creen que eso pueda pasar, un nuevo estudio revela que, durante los próximos cien años, el planeta podría verse afectado por una súper llamarada solar.

Durante la última década, los astrónomos han aprendido que, incluso, las grandes llamaradas solares son realmente pequeñas en comparación con algunas que se observan alrededor de las estrellas lejanas.

Ahora es fácil detectar en las estrellas que están ubicadas a cientos de años luz de distancia las súper llamaradas, que son hasta miles de veces más fuertes que se han registrado en la Tierra durante los últimos años.

Estas súper llamaradas se ven especialmente en estrellas más jóvenes y activas. Pero un nuevo estudio, el cual se presentó el pasado lunes en la Reunión de la Sociedad Astronómica Americana en San Luis, muestra que nuestro Sol, a pesar de ser una estrella de edad mediana y dócil, podría enviar ciertas llamaradas sumamente poderosas en dirección al a Tierra.

Yuta Notsu, de la Universidad de Colorado en Boulder, en Estados Unidos, dijo que las estrellas jóvenes arrojan esas llamaradas al menos una vez por semana. Para el sol, suceden una vez cada mil años en promedio.

Notsu y sus compañeros usaron la información del Telescopio Espacial Kepler para buscar evidencias de llamaradas poderosas en otras estrellas como nuestro Sol. Los resultados observados en Kepler sugieren que las estrellas parecidas al Sol que también se mueven lentamente pueden arrojar este tipo de súper llamaradas.

El estudio revela que las súper llamaradas son eventos extraños. Sin embargo, la posibilidad de que la Tierra pueda sufrir un evento parecido en los próximos cien años existe y es muy pausible.

Posiblemente, lo más cercano a una súper llamarada que la Tierra ha experimentado fue el Evento Carrington, el cual sucedió en 1859, que provocó una aurora boreal en el sur de Hawái y destruyó totalmente la infraestructura telegráfica. Notsu aseguró que el tipo de llamarada que su grupo describe es, al menos, cien veces más poderosa que el evento Carrington.

Si una llamarada tan poderosa bombardeara la Tierra en este preciso instante, podría dañar seriamente todos los sistemas de comunicaciones y de energía, empezando por todos los satélites que están en órbita, hasta todos los sistemas eléctricos superficiales del planeta.

Esto podría desencadenar un colapso en la sociedad, la cual, se ha demostrado, no es capaz de soportar daño grave sin la tecnología moderna. ¿Qué opinas? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Confirmado: Posible Impacto de Asteroide contra la Tierra en Septiembre

Erick Sumoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here