Un biólogo molecular de Rusia, Denis Rébrikov, se ha convertido en el centro de la polémica en torno a la interminable lucha ética por el tema de la modificación genética en embriones humanos.

De acuerdo a la revista Nature, el científico planea comenzar un programa de creación de bebés modificados genéticamente con el propósito de minimizar el riesgo de transmisión del VIH de madres a hijos.

Para conseguir los resultados, el experto haría modificaciones al gen CCR5 en embriones que después se implantarían en madres que sean VIH positivas.

En caso de que el controversial experimento pueda realizarse, Rébrikov será el segundo científico en el mundo que abre camino hacia la producción de bebés modificados.

A finales del año pasado, el científico chino, He Jiankui aseguró haber modificado embriones usando la herramienta CRISPR-Cas9, lo que permite tener más resistencia a infecciones de VIH. Esto hizo que nacieran un par de gemelas modificadas genéticamente.

Sin embargo, su experimento, como era de esperarse, provocó una ola de protestas en todo el mundo, cuestionando los límites éticos del trabajo.

Sin embargo, el especialista ruso asegura que su técnica ofrecerá mucho más beneficios, representará menos riesgos y podrá ser más justificada y aceptada desde todas las perspectivas.

Rébrikov asegura que desactivará en los embriones un gen que interviene con una proteína que permite al VIH moverse a las células. Después de esto, la idea es implantar dichos embriones en madres seropositivas que no reaccionan a los tratamientos médicos.

El científico chino había modificado el gen en embriones de padres infectados con VIH. Esto llevó a un gran número de genetistas a mantener que las ventajas clínicas que ofrecían eran muy pocas, ya que el riesgo de transmisión del VIH de padres a hijos era mínimo.

Por el momento, Rébrikov pretende tener la aprobación de tres agencias del estado, entre las que destaca el Ministerio de Salud, las cuales le permitirán desarrollar su experimento, el cual podría empezar a finales de este año.

Por otro lado, la comunidad científica se ha mostrada preocupada ante el proyecto, dado que la tecnología aún muestra fallas en cuanto al desarrollo y procedimientos que se involucran, de una u otra forma, asuntos de carácter ético.

En ese sentido, los científicos señalan que el gen podría ocasionar cambios imprevistos en las cadenas de ADN que podrían poner en riesgo al embrión al desactivar otros genes.

VER TAMBIÉN ▶ La Inteligencia Artificial permitirá a los robots sentir (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here