Se ha despegado en el espacio una reflectante y fina vela de 32 metros cuadrado de tereftalato de polietileno mediante un pequeño satélite.

El objetivo de la misión es sencilla: demostrar al mundo que la energía del Sol puede usarse como combustible.

Siendo bautizada como Lightsail 2, la arribó al espacio desde ya hace un mes sobre uno de los cohetes Falcon 9 de la compañía de tecnología espacial, SpaceX, y actualmente ha sido activada sobre la órbita terrestre con la intención de impulsarse por todo el espacio usando los fotones que irradia el Sol.

De esta forma pretende demostrar al mundo que esta tecnología alternativa de propulsión con energía Solar se encuentra lista, y lo suficientemente desarrollada para utulizarse.

La cuenta de Twitter de The Planetary Society, la organización a cargo del desarrollo del proyecto, escribió «¡Despliegue completado!» al momento de la activación del satélite.

La información que ha sido enviada por el satélite ha confirmado la operación mecánica que, se espera, pueda ser confirmada también de una manera visual a través de las imágenes captadas por la sonda tiempo después.

Obviamente, dicho proceso ha requerido de toda la concentración de los encargados de operar desde la superficie. Han explicado que es un proceso totalmente manual que requiere dos pasos, comenzando desde el equipo de sistemas de la Tierra.

Primero se prepara la vela para ser desplegada y, después, se envía el comando pertinente. Si todo sale perfectamente, entonces telemetría mostrará un aumento del conteo del motor. Y, obviamente, el proceso fue todo un éxito.

El equipo confirmó que el despliegue se realizó completamente a eso de las 14:50 ET, del día de ayer, martes.

La vela Solar se mantendrá en órbita alrededor de nuestro planeta y, si la misión avanza como se planea, irá incrementando de manera gradual la altitud debido a la presión de las radiaciones Solares. Sin embargo, la pregunta que muchos se hacen ¿De qué servirán las velas Solares?

Según Bill Nye, el director principal de The Planetary Society, estas serán útiles cuando la humanidad sea capaz de enviar misiones robóticas a distancias muy lejanas, incluyendo las que sean más allá de nuestro Sistema Solar.

Esto se debe a que la nave, a pesar de que en principio será más lenta que aquellas que son equipadas con un motor estándar, empezará a acelerar de forma progresiva y alcanzará velocidades que superen a las actuales.

¿Crees que el futuro de la investigación espacial dependerá de la energía del Sol? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ La Luna se aleja cada vez más de la Tierra (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here