Los científicos anunciaron el descubrimiento de un peligroso asteroide 2 horas antes de su acercamiento a la Tierra.

La roca espacial en cuestión ha sido bautizada como 2019 OK, de unos 100 metros de ancho y pasó el jueves por la noche a una distancia de 70.000 kilómetros de nuestro planeta. Lo más sorprendente de todo es que tenía el tamaño suficiente para devastar una ciudad entera.

Alan Duffy estaba confundido. El jueves, el teléfono del astrónomo no paraba de sonar con llamadas de periodistas que querían saber acerca de un gran asteroide que acababa de pasar por la Tierra, y no pudo entender por qué todo el mundo estaba tan alarmado.

“Pensé que todos se estaban preocupando por algo que sabíamos que iba a ocurrir”, dijo Duffy, quien es el científico principal de la Royal Institution of Australia, al The Washington Post. Los expertos ya pronosticaron que unos asteroides pasarían relativamente cerca de la Tierra esta semana.

Luego, buscó los detalles de la roca espacial llamada asteroide OK 2019. “Me quedé atónito”, dijo el profesor Duffy. “Esto fue un verdadero shock.”

Este asteroide no era uno de los que los científicos habían estado siguiendo, y aparentemente había aparecido “de la nada”, dijo Michael Brown, de la escuela de física y astronomía de la Universidad de Monash, al Sunday Morning Herald.

Según datos de la NASA, el asteroide era grande, con un ancho estimado de 57 a 130 metros, y se movía rápido, pasando a tan solo 73.000 kilómetros de la Tierra.

“Nos sorprendió rápidamente”, dijo el profesor Brown. “La gente solo se da cuenta de lo que sucedió bastante después de que ya pasó por delante de nosotros”.

La presencia del asteroide fue descubierto solo a principios de esta semana por equipos de astronomía independientes en Brasil y los Estados Unidos.

La información sobre su tamaño y trayectoria se anunció unas horas antes de que pasara cerca de la Tierra. Entonces, ¿cómo pasó el evento casi desapercibido?

El principal problema fue el tamaño. El asteroide 2019 OK tenía una dimensión considerable, pero no tan grande como para causar una extinción masiva. La “órbita excéntrica” ​​y la velocidad del asteroide también han sido factores que han influido en su “no detección”.

Otro detalle ha sido su velocidad. Cuando se acercaba a la Tierra, el asteroide viajaba a unos 24 kilómetros por segundo. En contraste, otros asteroides recientes que pasaron cerca de la Tierra viajaban entre 4 y 19 kilómetros por segundo.

La detección de último minuto es otro signo de cuánto queda por conocer el espacio y nos recuerda la amenaza real que los asteroides pueden representar.

La NASA está trabajando en el desarrollo de algún tipo de dispositivo para desviar asteroides potencialmente peligrosos. Una estrategia consistente en empujar suavemente el asteroide y alejarlo de la Tierra.

Otro proyecto en el que trabajan es el tractor de gravedad. Si se detecta un asteroide lo suficientemente temprano, podría ser posible desviarlo utilizando la gravedad de una nave espacial. Pero parece ser que antes de nada deberían ser capaces de detectarlos a tiempo.

Si el asteroide 2019 OK hubiese impactado contra nuestro planeta, sus restos habrían llegado al suelo, resultando en un daño devastador. Hubiese sido similar a la explosión de un arma nuclear muy grande, con suficiente fuerza para destruir una ciudad.

Los astrónomos y agencias espaciales han perdido credibilidad en lo referente a los asteroides. Si nos dicen que no hay posibilidad de impacto, entonces deberíamos pensar todo lo contrario.. ¿No crees? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ La primera vela impulsada con la energía del Sol ya está en órbita

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here