Los avances científicos continúan en marcha de una manera que no pareciera tener un límite en el paso del tiempo. Lo último desarrollado por un grupo de investigadores españoles, es la creación exitosa de una quimera de humano y mono.

Hace poco les trajimos la noticia de la creación de embriones de humanos y roedores que fueron hechos en Japón.

Ahora, un grupo de científicos del instituto Salk de Estados Unidos y la Universidad Católica de Murcia, bajo el mando del español Juan Carlos Izpisúa, consiguió modificar genéticamente los embriones de mono para activar los genes suficientes para la creación de órganos.

Después, le inyectaron células humanas que son capaces de generar todo tipo de tejido. El resultado final fue la creación de una quimera que posee tanto células humanas como las del mono.

Por ello, el experimento fue realizando en China, una forma de evitar los problemas legales que se podrían originar en países muchos más estrictos. Sin embargo, la finalización nunca llegó, pues decidieron interrumpir la gestación.

Debido a un consenso internacional, todos los cruces que creados en laboratorios con células humanas y de otras especies son interrumpidos después de 14 días de gestación para que el sistema nervioso central humano no consiga desarrollarse en la criatura. De esta forma se evitan todos los problemas éticos que esto acarrearía.

El experimento llevado a cabo por el equipo de Izpisúa tenía como misión le generación de órganos para trasplante. Sin embargo, este avance no quiere decir que la posibilidad de transformar a ciertos animales en una especie de «incubadora» de órganos humanos esté a la vuelta de la esquina.

Ángel Raya, director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona, declaró al diario El País que se ha abierto una nueva vía de investigación científica, no una nueva fábrica de órganos de trasplante.

Sin embargo, debemos recordar que el equipo español no es el primero ni el único de realizar este tipo de investigaciones.

El biólogo japonés Hiromitsu Nakauchi fue el primero en crear de manera exitosa quimeras de rata y ratón en el año 2010, y ahora, que Tokio la prohibición que impedía realizar la gestión de cruces con células humanas a término, lo más lógico es esperar experimentos futuros que tomen como base esta dirección…

¿Qué opinas de esto? ¿Crees que se está creando una línea científica de la cual nos podríamos arrepentir? ¿O es el futuro de la ciencia y la medicina?

VER TAMBIÉN ▶ Expertos sugieren reducir la población humana para reequilibrar el planeta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here