Llamadas Djeddars, éstas tumbas piramidales se remontan a siglos atrás, y son unas reliquias únicas de una era antigua, que la escasez de investigación las ha dejado envueltas en un gran misterio.

Estos 13 monumentos, cuyas bases de piedra cuadradas están coronadas con montículos angulares, se alzan sobre un par de colinas cerca de la ciudad de Tiaret, a unos 250 kilómetros al suroeste de la capital, Argel.

Construidas entre los siglos cuarto y séptimo, algunos eruditos creen que las tumbas fueron construidas como lugares de descanso final para la realeza bereber, aunque nadie sabe quién realmente se instaló allí.

Pero las autoridades argelinas y los arqueólogos ahora están presionando para que los Djeddars figuren como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con la esperanza de asegurar su preservación y su estudio.

Obtener ese estatus es un proceso largo y el ministerio de cultura dijo que la solicitud de Argelia al organismo de la ONU “se presentará durante el primer trimestre de 2020”.

Cuando se construyeron los Djeddars, los reyes bereberes gobernaron el área en pequeños feudos cuya historia es poco conocida y de la que quedan pocas huellas.

Fue un período de gran inquietud para la antigua provincia romana de Numidia, cuando el imperio occidental de Roma se derrumbó, las tropas vándalas y bizantinas invadieron y las fuerzas árabes irrumpieron en el norte de África.

Durante siglos, estos monumentos remotos permanecieron en gran parte ignorados, entregados a los estragos del tiempo y los saqueadores. Los Djeddars están en la cima de una colina a unos seis kilómetros de distancia, Mount Arouri, y son conocidos por las letras D a M.

Cada uno contiene al menos una habitación, con el montículo más grande dando paso a un laberinto de 20 compartimentos, incluidas las cámaras funerarias. Algunas habitaciones están equipadas con bancos, áreas que los investigadores creen que pueden haber sido utilizadas para el culto.

Los Djeddars fueron construidos varios siglos después de otros imponentes monumentos funerarios preislámicos, que se encuentran en el actual norte de Argelia, lo que los convierte en los últimos de su tipo en erigirse antes de la llegada del Islam.

Las tropas francesas y las autoridades coloniales comenzaron a explorar en 1865 nueve de las tumbas. Pero varias de las estructuras nunca han sido exploradas, ya que la gravedad y el tiempo hacen muy peligroso visitar las tumbas en su interior.

Sin duda alguna, los Djeddars son todo un misterio que esperamos algún día poder descubrir.. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ El gigante que vivió hace 1.000 años en Al-Ándalus (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here