El descubrimiento de éste Polvo Interestelar puede ayudar a entender de una vez por todas que son esas extrañas nubes interestelares que han estado atravesando el Sistema Solar.

En los últimos años, el Sistema Solar se ha visto envuelto en capas y capas de polvo interestelar que caen directamente a nuestro planeta. Sin embargo, los expertos no han sido capaces de detectar estas nubes sino hasta después de que ha caído, por lo que no se precisan muchos detalles de que interacciones tiene con el Sistema Solar.

Sin embargo, un nuevo estudio se ha dedicado a analizar polvo interestelar «reciente», que ha caído en la Antártida y los resultados podrían aportar una visión relacionada con el misterio de estas nubes y de donde provienen.

Los expertos podrán ser capaces de utilizar los resultados de este estudio para averiguar cómo se formó este polvo, incluso como se formó el Sistema Solar. Así lo dio a entender Dominik Knoll, físico experimental de la Universidad Nacional de Australia.

Hasta el momento, no se sabe absolutamente nada de las nubes de polvos que han comenzado a bañar nuestro mundo, no se sabe si son originarias del Sistema Solar o provienen de otro lugar, pues no conocemos mucho de él.

Después de identificar los componentes encontrados en la nieve recién caída en la Antártida, fue llevada Munich, en donde la derritieron para filtrar los sólidos, incinerar el residuo y analizar los patrones de luz que emitía.

De esta forma descubrieron que existían isótopos misteriosos y desconocidos, los cuales tenían una leve radiación. Las muestras tenían hierro -60 y manganeso -53, isótopos que varían en los neutrones que tienen en el núcleo.

Según los expertos, la fuente más probable del hierro -60 encontrada podría ser una supernova, en otras palabras, una explosión masiva de una estrella moribunda, la cual es capaz de brillar tanto como para opacar a las otras estrellas que contiene su galaxia.

Otra manera en la que se pudo haber creado la composición es que los átomos de rayos cósmicos hayan golpeado el polvo interestelar. Pero la proporción entre los elementos que se estudiaron es mucho más grande a lo esperado.

El estudio también tuvo presente que se trataran de los efectos colaterales de una explosión provocada por un arma nuclear o alguna planta nuclear. Sin embargo, encontraron que la producción de hierro -60 y manganeso -53 por causa de esta sería mínimo.

A pesar de que no es concluyente, la hipótesis de más peso para los científicos es que una supernova es la causante de las nubes que atraviesan nuestro Sistema Solar, pero aún no hay nada dicho, y los estudios deben seguir… ¿Qué crees que está sucediendo?

VER TAMBIÉN ▶ La alteración de los polos magnéticos desconcierta a los investigadores

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here