Los incendios del Amazonas están siendo totalmente politizados para cargar contra políticos mediante todo tipo de exageraciones y mentiras.

Incendios en el amazonas. Justo antes de la apertura del G7 en la ciudad francesa de Biarritz, los grandes medios de prensa ‎internacionales iniciaron, con la complicidad del presidente francés Emmanuel Macron y del ‎presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, una gran campaña de desinformación tendiente a ‎permitir a los europeos hacerse con el control de la región amazónica, sus minerales, sus tesoros ‎útiles para las transnacionales farmacéuticas y sus maderas preciosas. ‎El objetivo de esta campaña es tergiversar la cuestión de la Amazonia e imponer una falsa ‎solución.

En primer lugar, esta campaña internacional repite constantemente que la Amazonia es «el ‎pulmón del planeta», formulación tendenciosa que trata de hacernos creer que la jungla ‎amazónica absorbe la mayor parte del CO₂ que se produce en todo el planeta, lo cual es absurdo. ‎

Por otra parte, según esta campaña los actuales incendios están devorando la jungla amazónica ‎tan rápidamente que pueden acabar con ella y los medios de difusión nos remachan cifras ‎absurdas sobre las superficies devastadas. ‎

Sin embargo, la jungla amazónica es una inmensa selva tropical ‎‎–y por consiguiente húmeda– que no se incendia fácilmente.‎ Las zonas afectadas por los incendios no son la selva en sí sino ‎zonas previamente devastadas por la deforestación. Después de la tala de una porción de selva, la zona ‎deforestada queda cubierta de restos de troncos talados y ramas secas que sí se queman ‎fácilmente. ‎

El presidente francés Emmanuel Macron anunció que pondría el tema en la agenda del G7 para ‎‎“salvar la Amazonia”. Pero el G7 no es una instancia habilitada para tomar decisiones sobre ese ‎asunto sino sólo un grupo informal de encuentro donde los dirigentes occidentales y Japón pueden ‎verse para intercambiar ideas. ‎

Desde 1978, la única instancia habilitada a tomar decisiones sobre la región amazónica es la OTCA ‎‎(Organización del Tratado de Cooperación Amazónica) cuyos miembros son los 8 países ‎sudamericanos cuyos territorios abarcan esa región (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, ‎Perú, Surinam y Venezuela). Aunque la selva amazónica cubre el 90% de la Guayana Francesa, ‎Francia nunca quiso ser miembro de la OTCA. ‎

El presidente brasileño Jair Bolsonaro denunció el carácter abiertamente colonialista que tendría ‎la discusión del problema de la selva amazónica en un G7, donde no está representado ‎ningún país de la OTCA. ‎

Por su parte, Venezuela, como país miembro de la OTCA, llamó a la realización de un encuentro ‎urgente entre los ministros de Exteriores de los 8 Estados sudamericanos firmantes de ese ‎tratado. Pero los países miembros de la OTCA que rechazan el gobierno del presidente constitucional ‎venezolano Nicolás Maduro se opusieron a la realización de ese encuentro por razones ‎puramente ideológicas. ‎

El presidente de Bolivia, Evo Morales, retomó ahora el llamado a una reunión urgente de la OTCA, ‎en espera de que los dirigentes que antes rechazaron el llamado de Venezuela acepten por fin ‎reunirse para tratar la cuestión de los actuales incendios. ‎

Pero el problema fundamental no son los incendios de las zonas deforestadas, ni la deforestación ‎en si, ni la manera anárquica en que se desarrolla esa deforestación sino más bien todas las ‎mentiras propaladas intencionalmente, de manera coordinada, por varios dirigentes europeos, ‎con el presidente de Francia en primera línea. ‎

Esas mentiras indican que los dirigentes occidentales no están realmente interesados en ‎garantizar la protección de la región amazónica sino más bien en desviar la atención internacional ‎de los verdaderos intereses económicos y políticos que se mueven alrededor de ese vasto ‎territorio sudamericano.

VER TAMBIÉN ▶ Misterioso pez con 2 bocas sorprende a todos en lago de Nueva York (Video)

3 Comentarios

  1. Todo lo expresado públicamente sobre los incendios en Latinoamérica, tanto en Brasil como en Bolivia y próximamente en Argentina, es pura charlatanería política. Es decir, mayormente falso. Y usada para esconder la verdadera realidad, que es muy diferente a todo lo dicho.
    Algo se mencionó al respecto hace varios años atrás, pero con datos cambiados.
    Todo lo que ha ido sucediendo en las tierras latinoamericanas -incluida la supuesta guerra de las Malvinas- responde a una programación perfectamente establecida hace más de setenta años y está íntimamente ligado a la continuidad de la raza humana terrestre en este planeta.
    Considérese como una muy lejana similitud lo mostrado en el final del filme 2012.

  2. Yo pienso que es una maniobra de distracción. Vamos lo que se conoce también como cortina de humo para tapar otras decisiones que nos afectan más directamente.

  3. La interferencia internacional en el Amazonas puede ser discutible, pero lo que no es discutible es Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, que quiere destruirlo para favorecer a sus amigos, mineros de oro y empresarios rurales. Y Bolsonaro no hace nada sin el consentimiento de su jefe, Donald Trump. Aquí en Brasil hay información sobre los partidarios de Bolsonaro organizados en un grupo de Whatsapp para iniciar el incendio en una parte de la región forestal brasileña.
    https://revistagloborural.globo.com/Noticias/Sustentabilidade/noticia/2019/08/grupo-no-whatsapp-contratou-motoqueiros-e-motosserras-para-desmatar-e-incendiar-floresta.html?fbclid=IwAR11s6yY1Py3Q-Ds6uNaIYKt6zfhUU4BWGZ7BX1TyQ9niJQL60vSxs2RF8c

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here