Científicos han publicado una guía de cómo crear uno de los fenómenos teóricos que más han emocionado a la comunidad; un agujero de gusano.

Durante muchos años la humanidad ha querido recorrer el universo, una de las teorías más empleada en estas simulaciones son los agujeros de gusano de Einstein y Rosen, así nos ahorraríamos miles de años; un atajo que nos llevaría de planeta en planeta sin inconvenientes.

Pero hay un problema; los agujeros de gusano podrían ser inestables a niveles catastróficos. Al punto de que un simple fotón sería capaz de colapsarlo más rápido que la velocidad de la luz.

Pero un artículo publicado en arXiv asegura que se ha encontrado una forma de generar estabilidad, la cual podría ayudarnos a enviar mensajes (y posiblemente cosas) mediante túneles de gusano sin que estos colapsen. Solo se necesitan dos agujeros negros y unas cuerdas cósmicas.

En un comienzo, generar un agujero de gusano es algo directo. Según la teoría de la relatividad general, la masa y la energía rodean una fábrica del espacio-tiempo. Una configuración específica de la materia y la energía crearían el túnel.

Pero tendría una inestabilidad desproporcionada, aunque una dosis de masa negativa podría evitar los efectos desestabilizadores de la materia que pasa por el túnel. El problema es que la masa negativa también solo es una teoría.

Obviamente para tomar ese atajo se necesita una entrada como una salida. Sabiendo este concepto, se podría conectar un agujero negro con un agujero blanco. Cuando estos dos misteriosos fenómenos se unen, crean un agujero de gusano. Pero hay otro problema: los agujeros de blancos aún no existen (o aún no se ha detectado ninguno).

Debido a esto, se necesita una nueva visión para crear un agujero de gusano, y esta sería un agujero negro cargado. Estos colosales fenómenos podrían tener carga eléctrica y su interior tan extraño, con un punto de singularidad alargado y distorsionado, lo que podría permitir crear un puente de un agujero a otro con carga negativa.

Pero hay dos problemas con los agujeros cargados; el primero es que son inestables si se usan y el segundo es que los dos agujeros se atraerían mutuamente debido a las fuerzas gravitacionales y eléctricas. Si se fusionan en uno, solo se tendría un inmenso agujero negro cargado y no un agujero de gusano.

Para que la teoría funcione, estos deben estar alejado y estar seguros que el agujero de gusano permanezca abierto para ser atravesado ¿Cómo? Cuerdas cósmicas.

Para los que no lo sepan, las cuerdas cósmicas son defectos del espacio-tiempo semejantes a las grietas que aparecen cuando el hielo se congela. Estas existen desde el universo temprano, después de las primeras fracciones de segundo posterior al Big Bang.

Actualmente son sumamente extraños, menos anchos que un protón, pero con un peso, en una sola pulgada, mayor al del Everst. Por el momento, son una hipótesis, sin embargo, a pesar de que «no se han visto», no existe nada que indique su inexistencia.

Una cuerda cósmica sería capaz de mantener ambos extremos abiertos, pero no evita que el agujero de gusano colapse al usarlos. Para ello se implementaría otra cuerda cósmica que toque el agujero de gusano y formara un círculo a través del espacio entre los dos agujeros negros.

Cuando una cuerda cósmica se cierra en un círculo, se contornea bruscamente. Sus vibraciones agitarían la fábrica espacio-tiempo a su alrededor y al sintonizarse con las vibraciones correctas, harán que la energía del espacio cercano se transforme en negativa, volviéndolo masa negativa dentro del agujero de gusano y haciéndolo estable.

A pesar de que esta no es una solución, ni sencilla y perfecta, los científicos han asegurado que podría funcionar, por ello ha creado la guía paso a paso… ¿Qué opinas al respecto?

VER TAMBIÉN ▶ Elon Musk: “Una gran roca golpeará la Tierra y no tenemos defensa”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here