Uno de los principales objetivos de la humanidad es crear estaciones humanas fuera de nuestro mundo. Todo parece apuntar a que vamos por buen camino, pues se ha conseguido crear cemento en el espacio.

Con la mezcla de silicato tricálcico y agua, consiguieron avanzar un punto clave para poder llevar asentamientos humanos, ya sea a Marte o la Luna.

Gracias a astronautas de la Estación Espacial Internacional, se pudo experimentar con los materiales mencionados hasta crear el proyecto de Investigación de Solidificación de Cemento en Microgravedad, o MICS, de acuerdo a sus siglas en inglés.

Aleksandra Radlinska, una de las investigadoras principales del proyecto, asegura que las misiones que en un futuro serán llevadas a Marte o a la Luna, necesitan una protección de las temperaturas extremas y la radiación, tanto para los humanos como los equipos.

Por lo que la única forma de hacerlo a través de la construcción de una infraestructura dentro de esos entornos.

De esa manera, declara que la intención del proyecto es que tales intenciones sean realizadas con un material parecido al del concreto debido a su resistencia elevada, lo que brinda más protección que otros tipos de materiales.

Otra de las ventajas es que el cemento puede ser creado a partir de materiales provenientes de diferentes cuerpos celestes, como el propio polvo lunar. Esto evitaría el envío de equipo y materiales desde la Tierra, abaratando los costos.

Uno de los objetivos principales del proyecto era averiguar si el cemento fabricado en el espacio tendría las mismas características que el que se hace en la Tierra. Al comprobarlo, vieron que el que se creó en el espacio tiene microestructuras diferentes. Una de ellas es que es mucho más poroso.

Este aumento en su porosidad se relaciona directamente con la resistencia del material. O así lo dio a entender Radlinska, quien aseguró que aún no han medido su resistencia.

A pesar de que el cemento ha sido empleado durante muchos años en la Tierra, aún no se entiende totalmente el proceso de hidratación de los materiales.

Ahora que se sabe que existen ciertas diferencias entre los sistemas terrestres y espaciales, se podrán examinar para averiguar cuáles puede ser beneficiosos y cuales podrían perjudicar el proceso final.

Los investigadores también han estimado que la forma en la que se ha fabricado el cemento en el espacio también puede influir en los resultados de los estudios.

Las muestras estaban selladas totalmente, por lo que la otra pregunta es si habría complicaciones adicionales dentro de un entorno de espacio abierto.

Sin embargo, ahora hay algo claro: se pueden construir edificios usando materiales locales para su estructura.

Sin duda, aunque aún falta mucho estudio, esto es un avance bastante importante para la industria espacial ¿Qué opinas al respecto? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ NASA y SpaceX buscan dónde aterrizar su nave en Marte (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here