En cualquier momento, un terremoto de magnitud 8 o superior podría sacudir California, provocando una catástrofe inimaginable.

Los científicos creen que el “Big One” es inminente, aunque no están seguros de dónde o cuándo ocurrirá. Entonces, cuando los investigadores detectaron una extraña actividad sísmica a lo largo de una falla importante de California esta semana, surgió una pregunta: ¿se acerca “el Grande”?

La pasada semana, científicos publicaron un estudio advirtiendo que la falla Garlock, que atraviesa el desierto de Mojave, se ha estado moviendo por primera vez desde que existen registros.

La falla es capaz de producir un terremoto de magnitud 8, aunque actualmente se está moviendo a un ritmo lento y continuo, un proceso conocido como “reptaciones”.

La razón de este cambio repentino fue la desestabilización causada por los terremotos de la ciudad californiana de Ridgecrest el pasado julio. Esos terremotos, un temblor de magnitud 6.4 el 4 de julio, seguido de un terremoto de magnitud 7.1 al día siguiente, se originaron a lo largo de otras dos fallas cercanas.

“Sabemos que las fallas se comunican entre sí”, dijo Richard Allen, director del Laboratorio de Sismología de la Universidad de California, Berkeley, a Business Insider.

“Los dos terremotos de Ridgecrest fueron terremotos de magnitud bastante grande y están bastante cerca de la falla de Garlock, por lo que el cambio que causaron en los campos de estrés obviamente tendría un impacto.»

Los investigadores pudieron detectar el deslizamiento a lo largo de la falla Garlock utilizando imágenes satelitales, que pueden detectar movimientos en la Tierra desde el espacio.

“Los satélites son lo suficientemente sensibles como para poder medir las cantidades más pequeñas de deformación en el suelo”, explicó Zachary Ross, el autor principal del nuevo estudio. “Si el camino que toma el radar es incluso ligeramente diferente, podemos decirlo.”

Aún así, Ross dijo que su equipo estaba sorprendido por sus resultados, siendo la primera vez que ven algo así. Tanto los terremotos como la fluencia ocurren cuando las placas tectónicas se deslizan lateralmente entre sí a lo largo de una falla.

La diferencia es que la fluencia es lo suficientemente lenta como para no producir temblores. En algunos casos, puede hacer que la tierra se abulte, lo que puede dañar los edificios y la infraestructura, pero Allen dijo que todavía es mejor esto a un terremoto.

La fluencia es relativamente común entre las fallas de California , incluida la falla de San Andreas, que los científicos han señalado como el origen del Big One.

En muchos casos la fluencia reduce la tensión en las líneas de falla. “Es absolutamente posible que pueda desencadenar un inminente terremoto”, dijo Ross.

California ha experimentado un pequeño período de actividad sísmica en las últimas semanas, y curiosamente que ha coincidido con el 30 aniversario del terremoto de magnitud 6.9 Loma Prieta, que causó daños en el puente de la Bahía de San Francisco.

Sin embargo, no todos los científicos están de acuerdo con el nuevo estudio. Wendy Bohon, geóloga del consorcio universitario de sismología IRIS, dijo que estos recientes terremotos “no son algo de lo que preocuparse demasiado”.

“Siempre es inusual tener dos terremotos de magnitud 4.5 en una semana en California”, dijo Allen. “Pero el efecto del cambio de estrés causado por esos dos terremotos es bastante mínimo”.

Pero por suerte son muchos los científicos que, en lugar de centrarse en terremotos aislados o actividad sísmica menor, están de acuerdo en que es mejor suponer que el Big One podría llegar en cualquier momento para estar preparados.

Porque hay que recordar que el gran terremoto provocaría el verdadero apocalipsis en la Tierra.. ¿Qué opinas? ¿Estás preparado/a para el Big One?

VER TAMBIÉN ▶ Mohenjo-Daro: La ciudad destruida por un ataque nuclear de los Dioses

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here