Las últimas fotografías de los distintos rovers de la NASA en Marte nos muestran unas imágenes muy interesantes de nuestro vecino, el Planeta Rojo.

En ellas aparecen formaciones geométricas regulares, que si se presentasen a un arqueólogo diciendo que han sido tomadas desde un avión en alguna zona terrestre, seguramente estaría convencido de que muestran restos arqueológicos de antiguas ciudades semienterradas por el paso del tiempo.

Las imágenes que han ido llegando gracias a las diferentes sondas espaciales enviadas han mostrando una serie de detalles que, para muchos investigadores, indican un posible origen artificial.

El Planeta Rojo siempre ha estimulado la imaginación de la Humanidad y, ya en 1877, las observaciones del astrónomo Giovanni Schiaparelli dieron pie a la creencia de que existían una serie de canales artificiales en Marte.

El progreso en la investigación demostró que aquellas supuestas estructuras se debían a una mala observación. Sin embargo, esto no significó que más tarde no aparecieran nuevos enigmas en la árida superficie marciana.

El ejemplo más conocido de posibles formaciones artificiales en Marte es el de la famosa cara humanoide de la región de Cydonia. Fotografiada originalmente por la sonda Viking 1 en 1976, su impresionante aspecto (que a muchos recordó el estilo del Antiguo Egipto), sigue siendo un reto para muchos estudiosos.

Aunque algunas de las últimas imágenes difundidas, como las obtenidas por la Mars Global Surveyor hace años, parecen indicar que se trata de una formación de origen natural. Pero no todo el mundo está de acuerdo.

El doctor Horace Crater, del Instituto Espacial de la Universidad de Tennesse, realizó un detallado estudio de la nueva imagen que arrojó la existencia de una serie de simetrías que indican un origen no natural.

El misterioso rostro no es el único misterio de Cydonia, pues en esa misma zona se vislumbran multitud de formaciones anómalas que parecen estar distribuidas en función de un patrón inteligente.

Una aparente pirámide, una formación que por su curiosa geometría fue bautizada como «la fortaleza», y lo que tiene el aspecto de las ruinas de una antigua ciudad son algunas de las formaciones anómalas de la zona.

Pero Cydonia no es la única zona de Marte en la que se han apreciado posibles construcciones artificiales. Valle Marineris y Ares Vallis son otras dos regiones en las que se han detectado formaciones que siguen unos patrones geométricos que parecen indicar un origen no natural.

En Syrtis Major, por ejemplo, la sonda Mars Global Surveyor obtuvo una imagen en la que aparece una nueva cabeza de apariencia humanoide, que se encuentra semienterrada, y junto a ella un pictograma y lo que parece una gigantesca escultura de un animal.

En otras zonas las extrañas formaciones se asemejan a gigantescos cilindros, tubos semienterrados o puentes. Ya sea en la Luna, en Marte, o en las lunas de Júpiter y Saturno, los indicios de posibles restos de civilizaciones no humanas se van acumulando.

Sin embargo, tendremos que esperar a que los primeros astronautas lleguen a estos lejanos «yacimientos extraterrestres» para obtener una respuesta definitiva.

La vuelta a la Luna, y más adelante la llegada a Marte, serán los primeros pasos en la búsqueda de las huellas extraterrestres en nuestro sistema solar.

VER TAMBIÉN ► Encuentran USB con imágenes de planetas y OVNIs en el siglo 19 (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here