¿Cómo podemos saber que estamos despiertos? Seguro que muchos de los que hemos visto la película Matrix nos hemos planteado este tipo de cuestiones.

Muchos hemos tenido la sensación de no actuar con total libertad, muchos hemos pensado que nuestros actos están predeterminados o que estamos siendo manipulados y controlados, y que estamos dentro de un sueño.

Matrix da respuesta a todas estas cuestiones, es una especie de mito contemporáneo, una solución a algunos dilemas de la humanidad.

Una disfuncionalidad en el sistema, o el error en el patrón, parece mover nuestro imaginario y sacarnos de lo que consideramos normal para pensar que algo no fluye y no cuadra como debiera.

Nosotros podemos ser los que, sin quererlo, seamos parte de un sistema cerrado que nos vigila, proyecta y mueve sin que seamos los verdaderos dueños de nuestra vida… pero poco a poco comenzamos a notarlo.

Cuerpos inertes que no viven sus propias vidas sino que, todos conectados, se relacionan a través de computadoras.

Quienes despiertan de la Matrix son los elegidos; quienes permanecen en el sueño con los ojos cerrados, simplemente no saben lo que ocurre y continúan simulando hasta la eternidad.

La distinción entre lo real y la híper realidad hace más sencillo comprender lo que ocurre en la actualidad. La híper realidad anula la posibilidad de que exista la realidad.

En lugar de eso, vemos una máscara ficticia y artificial de lo que creemos es real: un contexto mucho más atractivo, seductor y perfeccionado que provoca el olvido de la verdadera realidad. Esto es lo que ocurre en la época contemporánea.

Sin embargo y yendo un paso más lejos, algunos teóricos y científicos retoman los postulados para asegurar con vehemencia que no se trata de un juego con los medios de comunicación, tampoco es una película de ciencia ficción y mucho menos simple filosofía.

El filósofo David Chalmers, por ejemplo, asegura que es muy probable que vivamos en una computadora y que, en días recientes, algo vaya completamente mal con ella.

Aquellos que controlan la computadora están teniendo problemas con nosotros y con el sistema, generando así fallas inesperadas.

Vivir o no en una máquina controlada por otros seres es una teoría debatida incluso por el Museo Americano de Historia Natural: “las posibilidades de que vivamos en un universo simulado son apabullantes.

Desde que el avance de la inteligencia parece ser una constante entre las cosas vivientes y desde que las cosas vivientes parecen no ser tan extrañas en el universo, puede ocurrir que esos seres vivientes comiencen a hacer simulaciones en otros universos donde implementarían sus experimentos… Y esos experimentos podríamos ser nosotros.

Elon Musk, el CEO de Tesla Motors y SpaceX, asegura que la probabilidad de que nuestra realidad no sea una simulación tipo Matrix es de una en miles de millones.

El futurólogo y catedrático Nick Bostrom, de la Universidad de Oxford, también está de acuerdo con este postulado; “Tomando en cuenta la enorme capacidad de cómputo que habrán desarrollado estos “posthumanos”, probablemente habrá miles o millones de dichas simulaciones siendo ejecutadas al mismo tiempo.

Cada una de ellas con miles o millones de personas simuladas viviendo dentro. De ser así, las conciencias humanas simuladas superarían ampliamente a las no simuladas.

Por tanto, podemos argumentar, como hizo Musk, que es mucho más probable que nos encontremos dentro de una Matrix que en una realidad biológica. Es una simple cuestión estadística”.

“Si estamos entre mentes simuladas, existimos para ser mentes estimuladas. Existimos para ser los patrones de control que ponen en marcha los experimentos”…

VER TAMBIÉN ▶ La antimateria podría ser un portal hacia el “universo oscuro” (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here