Los viajes en el tiempo y las máquinas que los harían posible han sido uno de los grandes temas usados por la ciencia ficción para muchísimas películas.

Mientras que muchos pueden pensar lo absurdo que resulta creer en viajes a través del tiempo, algunos de los científicos más brillantes del mundo han investigado si podría ser una realidad en el futuro.

Albert Einstein, por ejemplo, concluyó en sus últimos años que pasado, presente y futuro existen a la vez, simultáneamente y la mayoría de nosotros estamos familiarizados con su conocido concepto de la relatividad.

Es decir, que el tiempo es relativo y no absoluto como Newton afirmó en su día.

Con la tecnología adecuada, como una nave espacial muy rápida, una persona sería capaz de experimentar varios días mientras que otra experimentaría, simultáneamente, sólo unas pocas horas o minutos.

Si nos fijamos en los antiguos textos podemos encontrar algunas referencias de de lo que parecen ser viajes en el tiempo.

En la mitología hindú existe una historia sobre el rey Raivata Kakudmi que viaja para conocer al creador, Brahma. Aunque este viaje no duró mucho, cuando Raivata volvió a la Tierra, habían pasado 108 yugas. Cada yuga representa unos 4 millones de años.

La explicación que Brahma le dio a Raivata es que el tiempo transcurre de forma distinta en los diferentes planos de la existencia. Por otro lado, tenemos referencias en el Corán sobre la cueva de Al-Kahf.

La historia habla sobre un grupo de jóvenes cristianos, que en el 250 d.C. intentaron escapar de la persecución, y se retiraron a una cueva donde Dios los hizo dormir y despertaron 309 años más tarde.

Esta historia coincide con la historia cristiana de los siete durmientes, aunque tiene algunas diferencias. Otra historia seria la leyenda japonesa de Urashima Taro.

Se cuenta que su protagonista visitó el Palacio submarino del Dios Dragón Ryujin. Se quedó allí durante tres días, pero cuando volvió a la superficie habían pasado 300 años.

Por otra parte en el texto budista Pali Canon está escrito que en el cielo de los treinta Devas, el tiempo pasa a un ritmo diferente, por ejemplo 100 años en la Tierra, allí sería un solo día.

Seguramente la historia moderna más conocida de viajes en el tiempo sea el ‘Experimento Filadelfia’ que supuestamente tuvo lugar en 1943, con la finalidad de ocultar una nave y hacerla invisible para los radares enemigos.

Pero se cuenta que el experimento salió mal, no sólo la nave desapareció totalmente de Filadelfia, sino que fue teletransportada a Norfolk.

Cuando la nave apareció, algunos miembros de la tripulación fueron fundidos físicamente, otros desarrollaron trastornos mentales, algunos desaparecieron completamente y otros informaron que habían viajado al futuro.

En 1960, surge otro informe del caso del científico Pellegrino Ernetti, quien afirmó que desarrolló una máquina que permitiría ver el pasado, el Cronovisor.

Supuestamente desarrolló esta máquina que podía detectar, ampliar y convertir la energía en una imagen.

En la década de los 80 aparecen informes de otro polémico experimento, el Proyecto Montauk, que de nuevo experimentó con supuestos viajes en el tiempo, entre otras cosas.

Parece ser que viajar en el tiempo es posible y lo más interesante de este tema es que posiblemente en la antigüedad ya lo hacían.. ¿Qué opinas al respecto? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Señales extraterrestres enviadas a la Tierra desde la Constelación de Ara

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here