La limpieza del espacio ya es un hecho y se ha determinado una fecha de inicio: 2025. Ese año, Clearspace se convertirá en la primera misión para recoger la basura espacial.

Alrededor de 3.000 satélites que ya cumplieron su vida útil se encuentran actualmente en órbita. Muchos expertos han denunciado el peligro que esto podría significar para misiones futuras e, incluso, para la Tierra.

Es por ello que diferentes agencias espaciales y empresas privadas se dieron a la tarea de planear una misión especial que servirá como preámbulo a otras futuras para limpiar toda la basura espacial.

La startup suiza Clearspace ha sido la seleccionada por la Agencia Espacial Europea para llevar a cabo dicha misión después de presentar sus propuestas finales.

El proyecto dará inicio en marzo del próximo año y se enfocará en eliminar cualquier tipo de escombro que se encuentre en la órbita terrestre.

Jan Wörner, director general de ESA, señaló el peligro que representa la basura espacial y como esta se ha ido acumulando durante décadas.

Para los que no lo sepan, Clearsapce se fundó por un grupo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, con sede en Suiza.

Su presidente, Luc Piguet, aseguró que eliminar la basura espacial se está convirtiendo en una tarea cada vez más complicada y si no actúan ahora, se volverá prácticamente imposible para la futura aparición de estructuras gigantescas.

Un robot para limpiar el espacio

ClearSpace-1 será el nombre de la primera misión de la starup. En ella se pondrá en órbita un robot prototipo que contará con cuatro brazos que se utilizarán para capturar toda la chatarra y llevarla hacia la Tierra, destruyéndose junto a ella.

A pesar de que eliminar un satélite del espacio es como eliminar un grano de arena en la playa, los expertos esperan que esta misión sea el primer paso de misiones mucho más efectivas.

ClearSpace-1 dará inicio en el año 2025 y se pondrán a prueba la potencia del robot y la fuerza de arrastre para mover satélites como Vespa, el cual se lanzó en el año 2013 y pesa tan solo 100 kilogramos.

Esta primera misión se utilizará para ver los resultados y analizar las posibilidades de crear misiones más eficientes y que puedan eliminar más basura, sobre todo los satélites de mayor tamaño.

¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que esta iniciativa tendrá sus frutos o podría esconderse otras intensiones? Déjanos tú comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Elon Musk: “debemos colonizar el espacio para preservar nuestra especie”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here