El antiguo y enorme “monolito imposible” de Tlaloc (Video)

21 Abr, 2020

Uno de los dioses más antiguos y más ampliamente reconocidos de la antigua Mesoamérica es un ser conocido como Tlaloc.

También era temido por su habilidad para enviar granizo, truenos y relámpagos, y por ser el señor del elemento agua. Aparece en muchas formas a lo largo de la historia azteca, de criaturas que habitualmente viven en el agua, como los anfibios.

¿Podrían sus raíces realmente remontarse al llamado “gran diluvio”, que se ha observado en tantas religiones antiguas en todo el mundo?

Aunque el nombre Tlaloc es específicamente azteca, la adoración de un dios de la tormenta, es mucho más antigua que Teotihuacan, y es inquietantemente similar al dios maya Chaac.

Sin duda, la representación más impresionante de Tlaloc que se puede encontrar en cualquier lugar, es su estatua megalítica, que se encuentra en la pequeña ciudad de Coatlinchan.

Claramente, una vez fue un sitio de peregrinación, y lo que es impresionante con respecto a la estatua es su tamaño, con un peso estimado en 168 toneladas, el monolito más grande existente en América.

Hecho de basalto, la piedra para esta obra de arte monumental fue transportada en algún momento a este lugar en preparación para tallar.

La pregunta es, ¿cómo movieron nuestros ancestros antiguos enormes trozos de basalto, de tamaño similar a los de las estatuas Moai de la isla de Pascua?

¿Por qué este pueblo antiguo veneraba tanto a los dioses del agua?
¿Se inspiraron estos dioses en recuerdos traumáticos y leyendas que les dejaron sus antepasados?

¿Posiblemente un fragmento sobreviviente de la floreciente civilización, responsable de tantos sitios ahora inexplicables, en todo el mundo?

Curiosamente, según la creencia azteca, Tlaloc era un dios relacionado principalmente con fenómenos meteorológicos, relacionados con el agua.

En 1963, el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México, decidió que el monolito debía colocarse en la entrada del museo.

La gente de Coatlinchan finalmente aceptó esta solicitud, con la condición de que se construyera en su ciudad una carretera del gobierno, una escuela y un centro médico.

El 16 de abril de 1964, el monolito comenzó su viaje a la Ciudad de México.

El Monolito de Tlaloc fue transportado en la parte trasera de un remolque gigante, especialmente diseñado, a una distancia de aproximadamente 30 millas.

Cuando el monolito llegó a la capital, fue recibido por una multitud de 25.000 personas, y a su llegada, el lugar experimentó misteriosamente una tormenta inusual…

Claramente, es un “artefacto” antiguo increíble, y que encontramos, muy convincente. ¿Qué opinas tú? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Videntes para encontrar “bases subterráneas que envían información al espacio”

Relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténte informado de las últimas novedades sobre UFO SPAIN

Acceso a Contenido Premium

Obtén acceso privilegiado a nuestro contenido Premium y más beneficios suscribiéndote en nuestro blog.

Síguenos

Únete a nuestra comunidad en nuestras redes sociales.

Close