¿Y si nuestro destino es «incluso peor que la extinción? Una teoría explica que nosotros mismos podríamos ser los destructores de otras civilizaciones alienígenas.

La visión de que nosotros mismos podamos haber sido los colonizadores y los que hayamos extinguidos civilizaciones alienígenas, es probablemente una de las más descorazonadoras y crueles que puedan haber, pero esa posibilidad tiene su explicación, y además, demasiado lógica como para dejarla apartada sin mencionar.

Los cierto es que hasta la fecha, se han avistado OVNIS, que no sabemos a ciencia cierta qué son exactamente; se han documentado avistamientos, pero tampoco sabemos qué son…

Hemos desarrollado tecnología potentísima, como el programa SETI, con millones de dólares de apoyo, hemos mandado infinidad de mensajes al universo…

Y sí, en cierta manera hemos recibido algún tipo de señal extraña, que siempre hemos acabado dando por algo natural. Una de las últimas, que resultó ser una señal intermitente, a la cual se le atribuyó ser algún tipo de código tipo Morse, se descubrió que podría pertenecer al pulso de un Quasar.

Todo son teorías y suposiciones, y lo único que sabemos con certeza, es que nadie ha contactado con nosotros hasta la fecha.

Se rumorea, se dice… Vamos viendo en ciertos medios de información que es posible que nos estén preparando para un posible contacto. Pero, seguimos sin saber nada con certeza.

La teoría de Alexander Berezin

Alexander Berezin es un físico teórico de la Universidad Nacional de Tecnología Electrónica de Rusia (MIET), y una de las persona más reputadas en su campo.

Lleva gran parte de su vida estudiando el universo, y le cuesta creer que estemos solos en él, pero también ha desarrollado una serie de teorías del porqué de la dificultad del contacto con otras civilizaciones extraterrestres.

Una de ellas sería la teoría de Fermi, que ya he mencionado en anteriores ocasiones.

Es posible que, en el caso de que exista una civilización avanzada que ya nos haya visitado y que desee volver, esté esperando a que nuestras galaxias vuelvan a estar en un punto más cercano para visitarnos.

Otra teoría es que sencillamente, estos seres no tengan la suficiente tecnología para contactar con nosotros, y que sus señales se pierdan en el universo, como posiblemente lo hayan hecho las nuestras.

Teniendo en cuenta el número de planetas y galaxias que sólo nosotros somos capaces de observar, las probabilidades de que una señal inteligente y legible para nosotros sea captada, estadísticamente es casi imposible.

Los números que muestran las operaciones matemáticas son realmente descorazonadores.

La teoría del hormiguero de Berezin

Pero su tercera teoría es la más descorazonadora de todas… Y es que seamos nosotros, los que en un futuro exterminemos este tipo de civilizaciones.

Ya estamos desarrollando programas para colonizar y explotar la luna, incluso como centro logístico. La NASA está desarrollando un programa, en el cual, la primera misión tripulada a Marte, no saldrá de la Tierra, sino de la Luna.

Esto tiene una explicación logística y monetaria. Escapar de la gravedad de la Tierra es sumamente costoso, sin contar que los módulos en los que acaban viajando los astronautas son muy pequeños.

Más de las tres cuartas partes que vemos en el despegue de una nave espacial está compuesta por combustible, para alcanzar la velocidad y la altura necesaria para escapar de nuestro planeta.

Pues bien, esto en la Luna es un juego de niños. Se están preparando colonias para que el hombre pueda construir estas aeronaves en la Luna y el despegue se realice desde allí.

Esto permite la utilización de mucho menos combustible y la posibilidad de crear módulos habitables más grandes, de forma que los tripulantes puedan afrontar travesías más largas y a más velocidad, ya que no tienen que sacrificar el combustible de los módulos de despegue.

Todo esto, hasta hace bien poco, era parte de la ciencia ficción, pero ahora ya es real. Vamos a colonizar otros planetas, y vamos a quedarnos.

Siempre hemos imaginado, o visto en grabados antiguos, a visitantes con forma humanoide y mucho más inteligentes que nosotros… Pero… No toda la vida en el universo tiene porqué haberse desarrollado de esa manera.

Existen un número de posibilidades infinitas de que otras vidas, o civilizaciones se hayan desarrollado de una forma muy diferente a nosotros. Por ejemplo que sean tan pequeñas que no podamos verlas.

Si partimos de la base de que una de estas civilizaciones mande una señal hacia nuestra galaxia, y nosotros la recojamos; depende de a la velocidad que viaje, es posible que nosotros lleguemos antes de que podamos captar la señal. Vuelvo a remitirme a la teoría de Fermi.

Es muy probable que nos asentemos, y los eliminemos sin darnos cuenta. Por un simple efecto hormiguero.

Es como el que llega a un solar y construye una casa sin tener en cuenta que debajo de ese forjado que imprime en la tierra se encuentra viviendo una colonia de hormigas, que seguramente perecerá.

En la Luna, por ejemplo, existe agua en los cráteres en los que ni siquiera llega el sol. Y nosotros estamos pensando en establecernos, construir aeronaves y aprovechar esa agua que ha permanecido allí por millones de años para nuestro propio suministro.

Si existe agua existe vida, ¿no? Al menos eso nos han enseñado. ¿Y si somos nosotros mismos los que exterminamos esa vida antes de que puedan llegar hasta nosotros?

El objetivo, además de explotar la gravedad y el Helio 3 de la Luna, es establecer una colonia en Marte, planeta en el que existen sospechas más que fundadas de que, o ha existido, o existe alguna forma de vida, de tamaño bacteriano.

Pues bien, volvemos al efecto hormiguero. Construiremos nuestras estructuras, sin contemplar que estamos afectando a un entorno que ha permanecido inalterado durante millones de años.

Y esto ya no es ciencia ficción, qué va. Esto ya es una realidad, porque estamos inmersos en una segunda carrera espacial, y esta vez ya no es por efectos estratégicos ni de orgullo patrio, como lo fue la carrera espacial de EEUU y Rusia.

Esta es por intereses económicos de compañías privadas, gracias a la última ley aprobada por Obama, en la cual, si una empresa privada encontraba recursos extraterrestres explotables, para ella eran sus beneficios.

Esto sí que es realmente abrir una veda invasora que seguramente, nos llevará a la colonización y la explotación indiscriminada, tal y como ha pasado en la tierra.

Esto ya lo hemos vivido, pero ahora vamos a llevarlo fuera, exterminando, posiblemente, todo lo que nos encontremos.

VER TAMBIÉN ▶ Evidencias históricas demuestran que los extraterrestres nos visitaron y dejaron escrito que volverán

Ana Escudero

3 Comentarios

  1. No creo que nosotros los podamos destruir,a menos q sea con ayuda tipo “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”,creo más en el universo paralelo,junto a Dios y de q hay hostiles,mejor no meterce con ellos a menos q tengas muy buenos amigos.Quiera Dios q los buenos sean más q los malos:)

  2. Debemos conformarnos con lo que Dios nos dio .La vida y un hermoso planeta.Para disfrutar del agua del sol y la tierra Deberían mejor preocuparse de una buena salud.ocupar ese dinero en alimento para los pobres .La vida es corta Lo que deberíamos preocuparnos.Donde vamos después de la muerte ….y ser cada día mejor persona. Las riquezas son de la tierra no nos llevamos nada .nos vamos tal cual llegamos .desnudos .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here