«Lo que está por venir es maravilloso». Tras visitar la Feria Mundial de Nueva York de 1964, el bioquímico y autor de ciencia ficción Isaac Asimov se mostraba entusiasmado ante los avances de la Humanidad que mostraba la exposición estadounidense.

Como él mismo relató, disfrutó «enormemente» recorriendo los stands en los que se repasaban los progresos tecnológicos que habían ido sucediéndose hacia 1900, 1920, 1940 y 1960.

«Sólo eché en falta que no hubiera escenas del futuro. ¿Cómo será la vida, por ejemplo, en 2014, dentro de 50 años? No lo sé, pero puedo imaginármelo».

Así comenzaba Asimov un artículo en el que plasmó su visión sobre cómo sería el mundo medio siglo después y reflexionó sobre las consecuencias de los cambios que se producirían.

Ese ensayo, publicado el 16 de agosto de 1964 en el periódico The New York Times, se ha convertido en un texto de referencia sobre el futuro.

Él imaginaba que para nuestros días, ya habría colonias en la Luna, muchas tareas serían hechas por robots e incluso habría coches manejados por cerebros de robot. Y todo parece indicar que no estaba tan alejado..

Las “predicciones” de Isaac Asimov

Éstas, son algunas predicciones que Isaac Asimov hizo entre 1964 y 1983 y que hoy, la mayoría, son ya una realidad; otras siguen pareciendo una simple idea de una novela de ciencia ficción.

Los smartphones “Los objetos computarizados móviles entrarán al hogar y será imposible vivir sin esa tecnología”, dijo en 1983 al diario Toronto Star y no estaba equivocado.

Ahora es casi imposible pensar en una casa en la que no haya un celular que permite no sólo hacer llamadas, sino navegar en internet.

Viviremos en el espacio

“Llegaremos al espacio y no lo dejaremos”, dijo el escritor ruso a principios de la década de los 80. Treinta y seis años después podemos hablar de la Estación Espacial Internacional que lleva 20 años orbitando la Tierra y en la cual actualmente habitan varios astronautas.

Por si fuera poco, las misiones de exploración en Marte y las que la NASA tiene planeadas enviar a la Luna, reafirman la predicción de Asimov.

Coches voladores

En uno de los ensayos más populares de Asimov publicado en 1964, el escritor habla sobre la existencia de los coches voladores. Sin embargo, este tipo de tecnología aún está en fase de desarrollo y no parecen prometedores.

Incluso Elon Musk, uno de los revolucionarios en cuestión de coches, una vez dijo que los autos voladores no serían una solución pues además de ser muy ruidosos, el riesgo de daño por accidente es mucho mayor.

Coches inteligentes

Y ya que estamos hablando de medios de transporte, Asimov creía que para 2014 podrían haber ya coches con “cerebros de robot”, algo que hoy podríamos conocer como coches autónomos.

Aunque esta tecnología se ha estado desarrollando desde finales de la década de los 70, no es hasta ahora que ha tenido un boom, sobre todo por la ayuda que ha traído el aprendizaje automatizado, la inteligencia artificial y los sensores de alta gama que permiten a un coche ser manejado por una computadora.

Tanto que actualmente, ya hay servicios de transportes público en Estados Unidos que están usando estos coches de prueba.

Viviremos entre robots

“Los robots no serán tan comunes ni tan buenos en 2014, pero existirán”, escribió en 1964 Asimov y hace cinco años, habría tenido toda la razón. Hoy no tanto.

Actualmente, existen robots equipados con inteligencia artificial y estructuras que le permiten movimientos casi humanos que los hacen androides perfectos para atender hoteles, cafeterías, trabajar en supermercados e incluso viajar por el mundo dando conferencias, como Sophia.

Además, el escritor ruso pensaba que para 2014, muchas de las labores que realizaban los humanos ya serían automatizadas, como las producciones en línea o que habría aparatos programables para hacer comida, como las cafeteras que pueden hacer café con tan sólo un botón en una App.

Baterías de larga duración

Asimov creía que para 2014, los dispositivos ya no necesitarían cables para cargarlos, pues las baterías hechas con radioisótopos que le darían una batería de larga vida.

Cinco años después, aún estamos un poco lejos de vivir en un mundo en el que el celular no necesite cargarse diario, pero estamos en el camino correcto.

Basta con recordar que uno de los modelos de Xiaomi, el Mi Max 2, tiene una batería de litio de 5,300 mAh que promete hasta un mes de vida en modo de espera.

Asimov murió en Nueva York en 1992, así que fue testigo de cómo algunas de sus predicciones iban tomando forma.

Seguramente le hubiera encantado asistir a esa hipótetica exposición de 2014 y, quizás, repetir ahora ese juego para los próximos 50 años. ¿Cómo será el mundo en el futuro?

VER TAMBIÉN ▶ La entrada al interior de la Tierra descrita por Verne podría estar en la Antártida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here