Los dioses reptilianos: ¿otra civilización que habitó la Tierra antes que nosotros?

Por root

15 Jun, 2020

Aunque nos hayamos creído el centro del universo durante centenares de años, lo cierto es que nuestra civilización, temporalmente hablando, es una simple mota de polvo comparada con la existencia de nuestro planeta..

Se considera que nuestra civilización comenzó con la aparición del Homo Sapiens y la posterior aparición de la escritura en la antigua Mesopotamia.

Estamos hablando de que la humanidad histórica apenas cuenta con 4.000 años, que es hasta donde hemos podido encontrar restos que nos recuerden a alguna actuación humana, y esto, sencillamente se trata de una ridiculez comparado con los millones de años que tiene nuestro planeta.

Esto plantea todo un reto para la comunidad científica, porque es lógico formularse la pregunta de ¿y si nosotros no hemos sido los primeros?

El director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, Gavan Schmidt y Adan Frank, profesor de astrofísica de la Universidad de Rochester, llevan años tratando de dar respuesta a esta pregunta.

Cómo encontrar evidencias de civilizaciones anteriores

Somos capaces de analizar evidencias de vidas anteriores a nosotros por los rastros que van dejando sobre el sitio que ocupan. En el caso de los dinosaurios, los hemos reconstruido a partir de sus huesos, de sus pisadas…

Hemos analizado su ADN y toda evidencia encontrada sobre su vida sobre la tierra. Los restos de los grandes bosques, y muchas especies que nunca llegaremos a encontrar, se han convertido en petróleo y carbón.

En nuestro caso, si nuestra sociedad llegase a colapsar ahora mismo, dentro de 100 millones de años, los científicos seguirían encontrando restos de nuestra civilización; desde los minerales utilizados para fabricar nuestros smartphones, hasta restos de plástico…

Así como una gran cantidad de nitrógeno emitido por nuestra sociedad industrializada y contaminante. En definitiva, cuanto más explotadora y más contaminante es una sociedad, más restos deja sobre el planeta que habita.

De todas formas, tengamos en cuenta, que ni siquiera somos capaces todavía de entender ciertos comportamientos de nuestra propia evolución. Tenemos el caso palpable de la Sima de los Huesos en Atapuerca.

Es muy posible que hayamos encontrado evidencias de otras civilizaciones y se nos hayan pasado totalmente por alto.

Cuando una sociedad es sostenible, adaptada a su entorno y poco contaminante, sus restos son mínimos, y si además, nos remontamos a una posible civilización que hubiese coincidido con nosotros en nuestros orígenes, sólo quedaría de ella polvo y carbón.

Coincidencia con dioses reptilianos

Para comenzar a encontrar representaciones de dioses reptilianos tenemos que remontarnos a la civilización sumeria, una de las más antiguas de las que se han encontrado evidencias.

Poco después, se desarrollaron núcleos poblacionales importantes a lo largo de Asia, Mesoamérica, África, Europa… Y en todas estas antiguas civilizaciones, encontramos alguna representación de dioses con rasgos reptilianos.

En el caso de la civilización sumeria, encontramos incondicionales que la relacionan directamente con los Anunnaki, que eran sus deidades, todas ellas con rasgos de reptiles.

Sin embargo, en Asia, todas las religiones tienen alguna representación reptiliana que simboliza alguna de sus deidades.

En las civilizaciones mesoamericanas encontramos algo similar, sino igual, por no hablar del Antiguo Egipto, en el cual encontramos a Sobek, el dios cocodrilo, benefactor y creador del Nilo, dios de la fertilidad, la vegetación y la vida.

En las civilizaciones precolombinas encontramos representaciones de serpientes aladas, con patas, algunas erguidas y portando tocados de plumas.

Hasta en la religión católica encontramos a la serpiente, que tienta a Eva con la manzana prohibida. En este caso, la serpiente representa la sensualidad y la sexualidad.

Incluso en la mitología nórdica encontramos la serpiente y los dioses con representaciones reptilianas.

Pudimos coincidir en el tiempo

Los científicos y los estudiosos del mundo antiguo y mitológico no acaban de encontrar una explicación razonable para que civilizaciones tan dispares, repartidas por todo el planeta, y con ningún o escaso contacto entre sí, coincidan en determinadas representaciones religiosas.

Si tenemos en cuenta que pudiésemos haber coincidido con una civilización anterior a la nuestra, esto, se habría producido durante su decadencia, por razones que desconocemos, y durante nuestro despertar, en el cual no entendíamos a penas el mundo que nos rodeaba.

Si estos seres con apariencia reptiliana pisaron la Tierra antes que nosotros y nos enseñaron pequeños avances, no es de extrañar que los antiguos humanos los erigieran como dioses, dadores de conocimiento y de vida.

Los primeros humanos trasmitirían sus conocimientos e ideas religiosas a través de pinturas en cavernas, de hecho, existen muchas pinturas que nos muestran seres “no humanos” representados, y de forma verbal.

Hasta llegar a desarrollarse civilizaciones avanzadas, como el caso de la sumeria, y seguir adorando a estos dioses, dadores de conocimiento.

Como ya sabemos, las religiones modernas que han llegado a nuestros días, poco tienen que ver con la adoración del conocimiento, sino más bien lo contrario, se han utilizado para castrar continuamente el libre pensamiento y el saber.

Sólo tenemos que remontarnos a la Baja Edad Media para comprobar el analfabetismo intencionado al que fue sometido el pueblo a manos de la Iglesia católica.

Y esto no es gratuito, cuando el hombre descubrió que manipulando el miedo y la falta de conocimiento del prójimo era capaz de esclavizarlo, todas las religiones cambiaron su rumbo por completo.

Estos seres con forma reptiliana al que adoramos en nuestros inicios pueden haber pisado la Tierra, como afirman algunos, procedentes de otros planetas…

Pero también existe la posibilidad de que fuesen una civilización terrestre, que habitara nuestro planeta mucho antes que nosotros, y que colapsara o viviese un declive por un sinfín de razones…

Desde un cambio en la climatología terrestre, una pandemia, una serie de desastres naturales a nivel global…

Y podemos no haber encontrado restos palpables de ellos por muchas razones, porque se hayan reducido a polvo, o porque los rescatasen y se marchasen.

¿O sí tenemos evidencias, como por ejemplo las representaciones de los dioses sumerios? Igual sencillamente, tenemos esas pruebas ante nuestras narices, pero no las queremos ver.

VER TAMBIÉN ▶ Los Wandjinas: ¿Huellas de “antiguos astronautas” en Australia? (Video)

REDACCIÓN: Ana Escudero Satorres

Sitios Recomendados

¡YA ESTA AQUÍ!

UNA NUEVA RED SOCIAL

IR AHORA

YA LLEGÓ TU NUEVA RED SOCIAL

IR AHORA

Relacionado

Sueños telepáticos: «Somos capaces de comunicarnos mientras dormimos»

Sueños telepáticos: «Somos capaces de comunicarnos mientras dormimos»

Un estudio ha revelado que el ser humano es capaz de comunicarse mientras duerme. De esta forma, se podría confirmar la existencia de la telepatía, al menos, mientras soñamos. Según investigaciones, los sueños telepáticos son posibles. La telepatía es un concepto que...

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténte informado de las últimas novedades sobre UFO SPAIN

Acceso a Contenido Premium

Obtén acceso privilegiado a nuestro contenido Premium y más beneficios suscribiéndote en nuestro blog.

Síguenos

Únete a nuestra comunidad en nuestras redes sociales.

Close