Las Torres Gemelas, así como el Edificio 7 del World Trade Center, se derrumbaron el 11 de septiembre de 2001. Según la versión oficial, los incendios provocados por los aviones fueron la causa, pero un estudio publicado por la Sociedad Física europea sostiene que eso no fue así, y que fue una demolición controlada.

El fuego nunca ha provocado, antes o después del 11 de septiembre, el colapso total de un edificio con estructura de acero, insiste un grupo de científicos en un artículo publicado en la revista Europhysics News, de la Sociedad Física Europea.

“¿Fuimos testigos de un acontecimiento sin precedentes en tres ocasiones [las dos Torres Gemelas del World Trade Center, de 110 pisos cada una, y el Edificio 7 del mismo complejo, de 47 pisos, que también cayó ese día, aunque no fue alcanzado por ningún avión] el 11 de septiembre de 2001?”, se preguntan los autores.

Los informes del National Institute of Standards and Technology estadounidense (NIST), “que intentaron apoyar esta conclusión poco probable, no convencen a un número creciente de arquitectos, ingenieros y científicos. En cambio, la evidencia apunta abrumadoramente a la conclusión de que los tres edificios fueron destruidos por demolición controlada”.

Teniendo en cuenta las implicaciones de esta conclusión, señalan, “es moralmente imperativo que esta hipótesis sea objeto de una investigación verdaderamente científica e imparcial por las autoridades responsables”.

Los investigadores son el físico Steven Jones, ex profesor de la Universidad Brigham Young (Utah, EE.UU.), experto en energía, y que ha publicado artículos sobre la presencia de material pirotécnico en el polvo de las Torres; Robert Korol, profesor emérito de ingeniería civil en la Universidad McMaster (Canadá), y experto en estructuras mecánicas y estructuras de acero; Anthony Szamboti, ingeniero de diseño mecánico, con 25 años de experiencia en diseño de estructuras para la industria aeroespacial y la de comunicaciones, y que también ha publicado varios artículos críticos con la versión oficial de la caída de las Torres; y Ted Walter, director de estrategia y desarrollo de Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11-S, una ONG que representa a 2.500 arquitectos e ingenieros.

 

VERSIONES

dt-common-streams-streamserverEl NIST realizó una investigación de seis años (2002-2008), que concluyó que fueron los incendios los que provocaron la caída de los tres edificios. Sin embargo, según el artículo publicado ahora, los fuegos no son capaces de generar tanta energía para provocar el colapso; los rascacielos tienen sistemas de agua para apagar los incendios, que evitan que el acero se caliente hasta llegar a un nivel crítico; los componentes de la estructura tienen protección antiincendios; y además las estructuras de los rascacielos son muy redundantes, de modo que la caída de una parte no provoque una caída completa.
El artículo critica la investigación del NIST, que “tenía la conclusión predeterminada de que fue el fuego el causante de los derrumbes”. En cambio, sostienen que la demolición controlada es la única explicación plausible.
Los editores de la revista matizan en una nota que este artículo “es algo diferente de los artículos habituales, puramente científicos, porque contiene cierta especulación”. Sin embargo, “dada la fecha y la importancia de la cuestión”, consideran que es “suficientemente técnico e interesante para ser publicado. Obviamente”, afirman, “el contenido de este artículo es responsabilidad de los autores”.

About these ads

No hay comentarios

Dejar respuesta