Die Glocke (La campana, en alemán) es un supuesto proyecto ultra secreto nazi, realizado durante la fase final de la Segunda Guerra Mundial, el momento que aprovecharon muchos científicos e ingenieros para presentar planos de cohetes, aviones a reacción y tanques de proporciones monstruosas que le hubieran dado un giro al curso de la guerra, conocidos como Wunderwaffen o armas maravillosas.

Lo que hace especial a la campana es el misterio que la rodea en torno a su supuesta existencia, así como el fin que tenía, el cual sigue siendo un misterio.

La campana fue creada en las últimas etapas de la segunda guerra mundial (1943-1945), en la locación secreta nazi conocida como Der Riese, o el gigante, una base experimental ultra secreta ubicada entre las montañas Owl y el castillo Ksiaz. Esta base constaba de 7 laboratorios, cubiertos bajo las montañas. La base fue construida por trabajadores forzados (soviéticos y polacos), vigilados por hombres de la Shutzstafell (SS).

La campana estaba hecha de un metal especialmente pesado y estaba encadenada al suelo.

Medía 5 metros de alto, por 3 de diámetro. En su parte frontal llevaba el símbolo nazi, tenía 2 cilindros giratorios que contenían una sustancia parecida al mercurio, llamada xerum 525. Se dice también que este líquido era extremadamente radioactivo, y muchos de los científicos que trabajaban en la campana mientras esta estaba encendida, murieron de cáncer. Cuando giraba en sentido contrario, desprendía un brillo de color violeta.

El exterior del artefacto estaba forrado con un material de cerámica; curiosamente los transbordadores espaciales de la NASA, como el Colombia, estaban envueltos en su capa más superficial por un revestimiento de losetas de cerámicas, que hacen la función de un aislante térmico.

Los planos originales de la campana se perdieron, luego de que gran parte de Der Riese fuese destruida por los aliados en 1945, luego de su descubrimiento.

¿PERO QUÉ ERA LA CAMPANA NAZI? ¿Y PARA QUÉ SERVÍA?

Cuando se ponía en funcionamiento la Campana y los 2 cilindros rotatorios giraban contrariamente y el objeto se eleva, pudiendo desplazarse, el artefacto despedía unas radiaciones que llegaron a afectar a los científicos del proyecto.

Era el primer prototipo de motor contra la gravedad y abrió un camino nuevo en el camino de la física y la tecnología. De este modo este ingenio técnico podía servir como el sistema de propulsión que necesitaban los ovnis nazis que se estaban desarrollando en las ultimas fases de la guerra.

El proyecto ultra secreto de la Campana nazi estaba al mando del general de la SS Hans Kammler, un ingeniero científico que estaba involucrado en el desarrollo de los misiles V-2, aviones a reacción, alas volantes, ovnis nazis y construcciones subterráneas, entre otros proyectos.

Lo cierto es que al final de la guerra nunca se supo del general Kammler ni de la Campana nazi. Algunas teorías dicen que la Campana fue trasladada en un avión de carga, haciendo escala en Barcelona, España, hacia el cono sur americano entre Chile y Argentina, o incluso a la zona de la Atlántida.

Sin embargo, lo más sorprendente de la Campana nazi era que este proyecto secreto había sido desarrollado con los nombres de Kronos (tiempo) y Lanterntrager (portador de luz), figurando en los documentos secretos extrañas referencias a una Puerta del Tiempo.

Parece que el verdadero secreto de la Campana nazi es que podía ser una máquina del tiempo, que para funcionar necesitaba activar su sistema de propulsores giratorios y realizar al mismo tiempo pequeños desplazamientos aéreos. Y es que, efectivamente, una máquina del tiempo podía ser una gran arma efectiva, el arma definitiva, para cambiar el curso de la guerra.

Cuando el Ejército soviético estaba llegando a la aldea de Ludwigsdorf, hoy llamada Ludwikowice, el oficial de las Waffen SS, Karl Sporrenberg, por orden directa de Hitler, llevó a cabo la ejecución de 62 científicos nazis que trabajaban en el proyecto Die Glocke; hechos por los cuales fue juzgado posteriormente en los tribunales como criminal de guerra. Según Sporrenberg, el prototipo secreto habría sido trasladado a una zona de seguridad en Noruega.

El 9 de diciembre de 1965, un objeto volador desconocido, con forma de bellota o de campana, se estrelló en las proximidades de la localidad estadounidense de Kecksburg, en Pensilvania. Este suceso fue conocido en el estudio de la Ufología como el caso de Kecksburg. El artefacto tenía inscripciones extrañas, al igual que la campana nazi, y fue recuperado rápidamente por las fuerzas militares. Muchos testigos vieron el extraño suceso.

Todo hace pensar que el ovni de Kecksburg era el resultado del desarrollo del proyecto de la campana nazi. De hecho, la hipótesis más probable de todas es que tanto Hans Kammler como la Campana nazi acabaron en las bases secretas del gobierno estadounidense, protegidos con el máximo secreto, dentro de la “Operación Paperclip”.

¿Que opinas? Déjanos tu comentario! 😉