China tiene un plan en marcha para capturar un asteroide y aprovechar sus propiedades…

El país asiático está estudiando a través de su programa espacial la posibilidad de impulsar una misión en los próximos años que capture un asteroide para poder ubicarlo en la órbita lunar con el propósito de obtener los minerales y propiedades que sean utilizables. Incluso estudian la posibilidad de establecer en él una estación espacial.

El portavoz del programa de exploración lunar ha indicado que en el año 2020 China pondrá en marcha las primeras misiones con destino a cuerpos celestes como estos asteroides. De hecho, ya han elegido a su primer candidato. Un asteroide que se ubica en el cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter. Pero lo cierto es que la idea originaria no es de China, sino de la NASA.

Y es que la agencia espacial estadounidense ya había anunciado hacía cinco años una misión que presentaba las mismas características que la de los chinos. La misión mostraba el interés en los asteroides de la NASA y las posibles aplicaciones que podrían darse a estos cuerpos como la agricultura, la minería e incluso la ingeniería, ya que muchos de los asteroides que viajan por nuestro sistema solar son ricos en metales preciosos y otros materiales de interés.

La agencia espacial norteamericana ha anunciado que seguirá el mismo camino que China en cuanto a la exploración de asteroides. Pero no han declarado públicamente el evidente plagio que han sufrido de sus contrincantes asiáticos. Y esto evidencia la opacidad y la tensión entre las dos potencias mundiales. Los entresijos y los secretos que se guardan detrás del telón, son apabullantes.

VER ▶ La profecía Hopi de la Estrella Azul Kachina está sucediendo ahora

NASA pretendía hace cinco años capturar un pequeño asteroide y traerlo a la órbita lunar de forma automática para posteriormente llevar una misión tripulada en una nave que se construiría para la ocasión (la nave ORIÓN), que examinaría de cerca y traería una muestra del mismo. La misión consistía en una sonda de 180.000 kg equipada con una especie de bolsa para capturar al asteroide.

La nave estaría dotada de propulsión eléctrica con cuatro propulsores de efecto iónico con una potencia de 10 KW cada uno y con un impulso de 31.000 Km/s. Como combustible se utilizarían 12 toneladas de gas Xenón y el empuje total del sistema de propulsión sería de 1 Newton. Además, iría acompañada de 8 propulsores de 200 metros cada uno, cargados de proponentes hiperbólicos, peróxido y Nitrógeno INM para maniobras orbitales.

Las características de la misión, así como el desarrollo tecnológico de ambas misiones son casi idénticas. Algo que hace que nos preguntemos si, siendo tan evidente el supuesto plagio, y no habiéndose presentado ningún tipo de denuncia por parte de la agencia espacial estadounidense, estaremos asistiendo a algún tipo de acuerdo entre las dos potencias mundiales.

Hay que recordar que China hace unos meses reclamó la extinción del dólar estadounidense como divisa de cambio internacional. Algo que el presidente Trump consideró como una declaración de guerra. Mientras tanto, la expectación crece con el paso del tiempo, ya que sólo quedan dos años para el comienzo de la misión. Una misión del todo compleja y con un alto coste económico.

VER ▶ El misterio de la Gran Pirámide de China: ¿Antigua Base extraterrestre? (Video)

Miguel Á. Fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here