Saturno tiene que ser el planeta más frío y extraño del sistema solar. Es tan extraño que no alarma que haya inspirado innumerables teorías de conspiración..

Ningún otro planeta es lo suficientemente bueno como para justificar ese nivel de locura. En 2017, la nave espacial Cassini emprendió su última misión suicida, lanzándose con toda prisa al gigante gaseoso y superando la gran cantidad de imágenes asombrosas que ya envió a la Tierra con un análisis detallado de la composición química de la atmósfera de Saturno y sus anillos. Y Saturno se puso aún más raro..

Según un nuevo estudio publicado en Science, la composición química de los anillos de Saturno está muy lejos de lo que los científicos inicialmente esperaban. Durante mucho tiempo se asumió que los anillos de Saturno estaban compuestos casi por completo de agua, pero los datos de Cassini muestran que, en medio de toda esa agua, hay otros químicos complejos, incluida una gran cantidad de materia orgánica como el metano.

Ahora, la palabra orgánico es un término bastante cargado. Aquí no estamos hablando de agricultura orgánica. Orgánico, en el sentido químico, significa químicos que incluyen el carbono en su estructura molecular. Si bien ciertamente no están diciendo que encontraron vida en los anillos de Saturno, los compuestos orgánicos forman la base de toda la vida. Según Thomas Cravens, profesor de física y astronomía en la Universidad de Kansas y coautor del artículo:

“Lo que fue una sorpresa fue que el espectrómetro de masas vio metano, nadie lo esperaba. Además, vio algo de dióxido de carbono, lo cual fue inesperado. Se pensaba que los anillos eran enteramente de agua. Pero los anillos más internos están bastante contaminados con material orgánico atrapado en el hielo”.

Los investigadores también encontraron que los anillos están expulsando estos compuestos químicos a la atmósfera de Saturno, y pueden estar cambiando gradualmente la composición química del planeta. Según Cravens:

“El material está llegando a Saturno a altas velocidades porque los anillos se mueven bastante más rápido que la atmósfera. No se deja caer suavemente. Viene volando como un satélite que reingresa a nuestro propio planeta. Estos granos de polvo se mueven a la velocidad del satélite, depositando energía que puede disociar la atmósfera”.

Según los científicos, esta nueva comprensión de los anillos y la atmósfera de Saturno puede ayudarnos a comprender mejor los procesos subyacentes del sistema solar en general, incluida la forma en que se forman los anillos planetarios y cuánto tiempo duran. Desafortunadamente para el viejo Saturno, los datos parecen sugerir que los anillos se están agotando lentamente.

Están expulsando la materia más rápido de lo que se están rellenando. Como lo dijo Cravens, hay “un agujero en el cubo”. Esto también puede sugerir que el anillo casi invisible de Júpiter fue una vez tan impresionante como el de Saturno.

Parece que cuanto más aprendemos, más preguntas quedan sin respuesta. Con nuestra tecnología progresando cada vez más rápido, nos da ventanas más detalladas a nuestros vecinos misteriosos y nos crea más pasión por nuestro sistema solar. ¿Que opinas? Déjanos tu comentario más abajo!

VER TAMBIÉN ▶ Los planetas de TRAPPIST-1 tienen mucha más agua que la Tierra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here