El próximo lunes 9 de septiembre, a las nueve y tres minutos de la mañana (hora peninsular española), un asteroide de unos 40 metros de diámetro puede chocar contra la Tierra a 44.000 kilómetros por hora.

En caso de impacto, puede causar una devastación similar a la del asteroide que cayó en 1908 en Tunguska (Siberia), que arrasó una superficie de 2.000 kilómetros cuadrados, equivalente a un disco de 50 kilómetros de diámetro, y derribó 80 millones de árboles de la taiga.

“Con los datos que tenemos ahora, la probabilidad de impacto es equivalente a la de ser arrollados por un tren si cruzamos una vía a ciegas, sin poder ver ni oír si viene el tren, pero sabiendo que pasa uno cada quince horas. ¿Usted pasaría?”, explica Ettore Perozzi, de la Agencia Espacial Italiana (ASI). Esta probabilidad se estima en estos momentos en 1 entre 11.428.

2006 QV89, como se llama oficialmente, ocupa el número 7 en la lista de asteroides potencialmente más peligrosos para la Tierra en los próximos cien años. Dicha lista tiene identificados en este momento 816 asteroides con una probabilidad de impacto no nula, que representan el 4% de los 19.560 asteroides cercanos a la Tierra conocidos en la actualidad.

El riesgo de cada asteroide se estima a partir de la Escala de Palermo, que tiene en cuenta el tamaño de cada astro, la probabilidad de impacto y el tiempo que falta hasta la posible colisión.

Encabeza la lista un astro de sólo 9 metros de diámetro pero con una probabilidad de impacto de una entre 16 en el año 2095. ¿Cruzarían la vía a ciegas sabiendo que pasa un tren pequeño cada 80 segundos?

En el caso de 2006 QV89, que puede chocar en septiembre, “ahora está demasiado lejos para verlo y calcular su órbita con más precisión. A partir de julio lo podremos observar de nuevo con telescopios de 8 metros. Entonces sabremos si hay riesgo de impacto o que no suponga ningún riesgo”, explicó Rüdiger Jehn, director de la Oficina de Defensa Planetaria de la ESA. “Si viene hacia nosotros, aún tendremos dos meses para calcular la región donde caerá y prepararnos”.

Los asteroides que más preocupan a los astrónomos no son los de unas pocas decenas de metros como 2006 QV89, que pueden causar daños graves si caen en zonas pobladas, pero que tienen un 70% de probabilidades de caer en el mar y que, en el peor de los casos, causarían daños limitados a una pequeña región geográfica.

Según advierte Rolf Densing, director del Centro Europeo de Operaciones Espaciales, con sede en Darmstadt, “la cuestión no es si un asteroide chocará contra la Tierra, sino cuándo lo hará”.

VER TAMBIÉN ▶ Meteorito cae sobre Cuba estremeciendo a la población (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here