En una prueba histórica de independencia tecnológica, Rusia está haciendo planes para cortar su Internet del resto del mundo, con un experimento gigante de “desenchufado” que afectará a más de 100 millones de usuarios de Internet.

La acción, que el país se ha jactado de hacer durante años, sería una prueba temporal, diseñada para ver si una Internet rusa aislada puede funcionar “fuera de línea” en el caso de un ataque cibernético que lo desconecte de servidores extranjeros.

“Estamos hablando de la protección de la infraestructura crítica, que debería estar ubicada en el territorio de Rusia”, dijo en 2016 el alemán Klimenko, el ex asesor de internet del presidente ruso Vladimir Putin.

“Hay una alta probabilidad de ‘cambios tectónicos’ en nuestras relaciones con Occidente. Por lo tanto, nuestra tarea es ajustar el segmento ruso de internet para protegerlo de tales escenarios”.

Ese tipo de pensamiento está ahora en proceso de convertirse en ley, con un proyecto de ley presentado por primera vez en diciembre que recibió la aprobación provisional de los legisladores rusos la semana pasada.

Según el proyecto de ley, los proveedores rusos de internet deben ejecutar medidas técnicas en sus redes para contrarrestar las amenazas potenciales de agresores extranjeros; en efecto, aislar el internet ruso (a veces llamado Runet) del resto de la web, y garantizar que todo el tráfico se transmita en el Sistemas internos del país.

Al mismo tiempo, Roskomnadzor, la agencia rusa responsable de las comunicaciones, ganará nuevos poderes para controlar y censurar a los medios prohibidos en Internet, que actualmente los ISP rusos realizan de forma independiente.

Quienes respaldan la iniciativa dicen que los movimientos se producen en respuesta a la agresión de la nueva estrategia de seguridad cibernética del gobierno de EE.UU. que se dio a conocer en septiembre.

“Los pedidos para aumentar la presión sobre nuestro país en Occidente nos obligan a pensar en formas adicionales de proteger la soberanía rusa en el ciberespacio”, dijo en enero Leonid Levin, presidente de un comité ruso sobre tecnología de la información.

“La desconexión de Rusia de la red mundial es un escenario posible en medio de la escalada de las tensiones internacionales”. Pero no todos en Rusia están de acuerdo con el plan.

Los defensores de los derechos humanos y las libertades de internet dicen que la desconexión amenaza con crear otra distopía tecnológica similar al Gran Cortafuegos de China.

Incluso la Unión Rusa de Industriales y Empresarios considera que las medidas extremas constituyen una amenaza más para el funcionamiento de Internet ruso que cualquier hipotético ataque cibernético extranjero.

“La desconexión de Rusia de la web global significaría que ya estamos en guerra con todos”, dijo el experto en internet Filipp Kulin al servicio en idioma ruso de la BBC. “En esta situación, deberíamos estar pensando en cómo cultivar papas en un invierno nuclear, y no en internet”.

A pesar de estas reservas, se espera que el plan contencioso se consagre pronto en la ley, y aunque nadie sabe cuándo ocurrirá el gran desenchufado, debería ocurrir de forma inminente.

No se ha establecido una fecha exacta, pero según el plan borrador, se supone que la desconexión se producirá antes del 1 de abril.. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Japón lanza Satélite capaz de bombardear la Tierra con meteoritos artificiales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here