Finalmente, el Parlamento Europeo ha aprobado la nueva normativa sobre derechos de autor, que llevaba meses debatiéndose en el seno de la institución comunitaria. Después de dos años y medio de tramitación ha conseguido salir adelante.

Esta nueva legislación regirá en Internet a partir de ahora, con la finalidad de proteger a los creadores frente a las grandes plataformas. Los países europeos deberán implementarla durante los próximos dos años.

Se trata de la ley que más polémica ha causado en los últimos tiempos. Sus partidarios, principalmente artistas y creadores, la celebran como una victoria ante gigantes como Youtube o Google, pero sus críticos opinan que puede acabar con la libertad de expresión en Internet.

Los principales caballos de batalla durante este tiempo han sido los artículos 11 y 13 de la nueva legislación. El primero de ellos exige que para vincular un artículo de prensa como fuente habrá que pedir permiso a todos los editores de prensa en cada caso particular, lo que afectará indudablemente a los agregadores de contenidos.

Por su parte, el artículo 13 obligará a todos los sitios web que permiten a su comunidad subir contenido a instalar herramientas de filtrado automático para comparar las contribuciones con bases de datos de ‘copyright’. De este modo, estas webs se convierten en responsables de los contenidos que agregen sus usuarios.

Durante estos meses de tramitación las protestas se han sucedido. La última la protagonizó Wikipedia, que cerró sus páginas en algunos países europeos el pasado 21 de marzo esgrimiendo que era “la última oportunidad” de frenar la aprobación de esta normativa y animando a sus usuarios a contactar con sus representantes locales para presionarles.

Por el camino, más de cinco millones de personas habían firmado la protesta online bajo el lema ‘Detén la maquinaria de la censura: ¡salva Internet!’, que se inició hace nueve meses, tras la primera aprobación de la normativa el 20 de junio por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo.

Asimismo, miembros de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, como el prestigioso jurista David Bravo, participaron incluso este lunes en un acto en Bruselas para entregar una carta a los parlamentarios españoles solicitándoles su rechazo a la nueva directiva.

Otros políticos y personajes relevantes también han querido manifestarse tras la aprobación de la norma. Lola Sánchez Caldentey, eurodiputada española de Podemos, ha afirmado que “se confirma el desastre”. La europarlamentaria alemana por el Partido Pirata, Julia Reda, ha calificado esta jornada como “un día oscuro para la libertad de expresión”.

VER TAMBIÉN ▶ La élite mundial utiliza tecnología y pobreza para esclavizar a las masas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here