El fin de semana pasado, sacerdotes católicos quemaron en público libros de las famosas sagas Harry Potter y Crepúsculo, entre otras obras literarias que consideran sacrílegas. El episcopado polaco reconoció los hechos.

«Obedecemos a la palabra» divina, indicó en su página de Facebook el grupo religioso «SMS de los Cielos», autores del hecho, e incluyeron imágenes en las que se ve tres sacerdotes que van por los pasillos de una iglesia y luego hacia un foco de fuego al aire libre con una canasta llena de libros.

Entre los libros figuran episodios de las aventuras de Harry Potter, joven brujo imaginado por la novelista británica J.K. Rowling, así como obras sobre el vampiro Edward Cullen, del estadounidense Stephenie Meyer. También llevaban objetos como una máscara tribal africana y una figura hindú.

Luego, citando oraciones junto a las llamas, se exhorta a los creyentes a destruir a los «enemigos de Dios» y se les dice: «Ustedes quemarán con fuego sus ídolos». Este mensaje, que incluye pasajes del Deuteronomio, uno de los libros del Antiguo Testamento, se volvió rápidamente viral.

Contactados el lunes por la AFP, el episcopado polaco y el obispo local reconocieron los hechos, pero no quisieron hacer comentarios. Esto se hizo «luego de la misa de diez el domingo por la mañana, a las once.

Y las ofrendas que fueron llevadas (a la iglesia) durante la semana se colocaron frente al templo y se les prendió fuego», afirmó una parroquiana anónima a la cadena privada de televisión TVN24.

Según Jan Kucharski, exorcista y cura de esta parroquia de Nuestra Señora Madre de la Iglesia en Gdansk (noreste), «no se trataba de quemar los libros sino objetos asociados a la magia y el ocultismo. Además de libros, había objetos como amuletos y talismanes traídos por los fieles. Es tiempo de poner orden».

«Sabemos bien lo que es perjudicial y no bueno para los fieles y por eso esta fórmula evangélica del acontecimiento. Algunos pueden sentirse molestos, pero quienes conocen el espíritu divino comprenderán», añadió en el sitio Internet de informaciones Na Temat. Tras la difusión de las imágenes de la quema de libros «paganos» en la redes sociales, las críticas no se hicieron esperar.

Por ejemplo, un usuario comentó: «No he visto a nadie violar, matar o robar en el nombre de Harry Potter. No puedo decir lo mismo de la Biblia». Otro citó al poeta alemán Heinrich Heine, quien en 1823 escribió que «donde los libros se queman, pronto la gente será quemada también».

Por último, los internautas también recordaron que el mes pasado se publicó un reporte que documenta la pedofilia practicada por casi 400 sacerdotes polácos entre 1990 y 2018. ¿Qué te parece? Déjanos tu comentario más aabajo.

VER TAMBIÉN ▶ SanTO: así es el primer robot católico del mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here