Los astrónomos de la Agencia Espacial Europea (ESA) han confirmado que en Septiembre, el planeta Tierra tiene la posibilidad de recibir el impacto del asteroide 2006 QV89.

Esperan que el máximo acercamiento de la roca sea durante el nueve de septiembre de este año, según la lista de objetos espaciales de ESA que podrían chocar con la Tierra.

Dicha lista sufrió una actualización el seis de junio. De los diez objetos principales de la lista, el asteroide 2006 QV89 subió hasta el cuarto peldaño.

A pesar de que, en comparación con el asteroide gigantesco que extinguió a los dinosaurios hace sesenta y seis millones de años, 2006 QV89 es sumamente más pequeño. Mide alrededor de cuarenta metros de diámetro, pero eso no significa que no podría provocar una catástrofe a nivel mundial.

La ESA ha comenzado a monitorear su reta seriamente, y según la nueva información, es probable que el asteroide pueda acercarse hasta unos 6,7 millones de kilómetros del mundo.

Este asteroide se descubrió en 2006, tal cual lo dice su nombre, gracias a las observaciones hechas por Catalina Sky Survey, un programa de investigación operado por el Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona.

En dado caso de que tengamos suerte y el asteroide no se acerque más de lo cuenta, el peligro continuaría, ya que después de este primer acercamiento, también existe la posibilidad de que impacte contra la Tierra en 2032, 2045 y 2062.

Es sumamente probable que 2006 QV89 sea el motivo real por el cual la ESA, la NASA y diferentes agencias espaciales han estado preparándose para el impacto de un «Objeto Cercano a la Tierra» (NEO).

A pesar de que nos han estado diciendo durante todo este tiempo que no existe amenaza alguna por impactos de asteroides, la Conferencia de Defensa Planetaria 2019 llevada a cabo por la Academia Internacional de Astronáutica en abril, incluyó un «ejercicio de impacto de asteroide» con un escenario realista en donde una masiva roca espacial se movía directamente hacia nuestro mundo.

Todos esperamos que esto no tenga nada que ver con este asteroide y que, como de costumbre, nos estén ocultando información de vital importancia, pues podría estar en juego la vida de la humanidad.

2006 QV89, a pesar de ser «pequeño», podría provocar una catástrofe como nunca antes vista en la época moderna. Según la calculadora Impact Earth de la Universidad Purdue, podría tener la capacidad de desatar una explosión de 1.5 megatones, algo más fuerte que el arma nuclear más poderosa de la actualidad.

Con este dato, si estima que si el asteroide impactara en aguas poco profundas provocaría mucho más daño que la caída de un objeto espacial en el desierto. El primero, podría causar un tsunami masivo.

Dependiendo la velocidad que tome, su composición y el punto de impacto, un asteroide de las dimensiones de 2006 QV89 podría borrar de forma parcial a la civilización, aunque eso no la extinguiría por completo.

VER TAMBIÉN ▶ El Sistema Solar desconocido para los Humanos (Video)

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here