Según un nuevo estudio realizado por un equipo de la Universidad de Colorado Boulder (CU Boulder), las nubes que se forman en la delgada atmósfera de Marte son causadas por meteoros.

El “humo de meteoro”, que es el polvo helado que queda cuando un meteorito se quema en la atmósfera de Marte, es lo que crea parcialmente las nubes de aspecto cirrus que se colocan alrededor de 18 millas sobre la superficie del planeta.

Dado que las nubes aquí en la Tierra están formadas por partículas, como los granos de polvo o sal marina, que son transportadas al aire por el viento y luego las moléculas de agua se condensan a su alrededor, lo que hace que las nubes se formen y crezcan.

Marte, por otro lado, apenas tiene partículas flotando, ya que la atmósfera es muy delgada. Pero cuando los pequeños meteoros entran en la atmósfera de Marte, a menudo se queman, lo que crea polvo fino o “humo de meteorito”, que son las partículas necesarias para que se desarrollen las nubes.

La Tierra tiene nubes noctilucentes que se crean a partir del polvo de los meteoros y se ven a una altitud de alrededor de 50 millas en la atmósfera. Después de que el sol se pone en la Tierra, las nubes aún reflejan la luz del sol, por lo que se pueden ver brillando en un color azul brillante.

Mientras que el polvo de los meteoros ayuda a crear las nubes marcianas, la atmósfera delgada solo permite que se formen ciertos tipos de nubes. Las nubes son normalmente muy tenues y parecidas a algodones, muy similares a las nubes cirros de la Tierra.

“Pero solo porque sean delgados y no se puedan ver realmente, no significa que no puedan tener un efecto en la dinámica del clima”, declaró Victoria Hartwick, quien es estudiante graduada en CU Boulder.

De hecho, las temperaturas a la misma altura que las nubes podrían fluctuar más cálidas o más frías en 18 grados Fahrenheit. Según Brian Toon, quien es profesor en CU Boulder:

“Más y más modelos climáticos están descubriendo que el antiguo clima de Marte, cuando los ríos fluían a través de su superficie y la vida podría haberse originado , se calentó con las nubes de gran altitud. Es probable que este descubrimiento se convierta en una parte importante de esa idea para calentar a Marte”.

Mientras que las nubes marcianas son demasiado débiles y la atmósfera es demasiado delgada para producir lluvia, la nieve cayó cerca del Polo Norte en 2008 y fue presenciada por el Phoenix Mars Lander.

La escarcha y la niebla también se han visto en el planeta rojo debido a un ciclo de agua que ocurre incluso sin agua en la superficie y una atmósfera extremadamente delgada.

Sin duda el planeta rojo en su pasado pudo tener vida, pero cabe destacar que este descubrimiento hace comtenplar la idea de que marte se esté terraformando para que pueda haber las condiciones óptimas en la parte superior del planeta para que haya vida, de la forma que la conocemos.

Cabe destacar que por parte de medios oficiales se conoce que hay vida en su interior, pero niegan que haya vida en la parte superior. ¿Qué opinas al respecto? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ► Elemento 115: el combustible de las naves extraterrestres (Video)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here