En el año 2016, científicos de Harvard, secundados por profesores de la Universidad de Washington, redactaron un artículo donde sugerían que, tarde o temprano, el mundo sería golpeado por una especie de “apocalipsis zombi”

¿Es realmente esto posible? Y si sucede ¿Cómo serían los zombies? Por algún motivo, uno de los conceptos que más ha sido explotado en la ficción por la fascinación que generan, es el de los zombies.

Muestra de ello son las innumerables producciones exitosas, tales como la serie The Walking Dead, la película 28 Days Later o el libro Wolrd War Z.

Sin embargo, a pesar de que la primicia es la misma, todos los zombies son diferentes; mientras que los de la primera son los más «clásicos» (muertos vivientes que apenas pueden caminar por la descomposición)

Los segundos, más que zombies, son personas comunes, con todas sus habilidades motoras intactas, pero con una agresividad inconmensurable, y el tercero es una variación de los dos primeros:

“Muertos vivientes descompuestos, pero con capacidad motora idéntica, pero sin el cansancio de un ser vivo”. Entonces, la pregunta sería: En caso de que un apocalipsis zombie ocurra en la realidad ¿Con qué tipo de criatura nos enfrentaremos?

De acuerdo a la investigación hecha por Harvard Steven C. Schlozman, los «zombies» jamás podrían ser máquinas de matar incansables, como lo muestran la mayoría de las veces en la ficción, peor si su cuerpo está en estado de descomposición.

Esto se debe a que, sin importar lo que haya provocado tal comportamiento, estas criaturas aún están sujetas a la física y sus limitantes.

No existe organismo, vivo o muerto (o no-muerto) que pueda mantener su actividad sin ningún tipo de aporte energético. Por ello, los zombies terminarían por desaparecer por inanición, o por el trabajo de la descomposición.

Desde una perspectiva científica, lo más seguro es que un muerto viviente tenga habilidades inferiores a las que poseía estando vivo, ya que el deterioro del organismo.

Sin embargo, los expertos aseguran que una infección de este tipo no atacaría el organismo físico, y solo destruiría la conciencia pensante, por lo que, en caso de mantenerse alimentados, podrían mantener su fuerza física o agilidad en el mismo estado de la infección. Lo que sí es imposible, es un incremento de esas cualidades.

Otra de las características de los zombies es el comportamiento gregario, lo cual les permite reconocerse y formar grupos. Esta opción no es muy razonable para Schloman, pues asegura que lo más probable es que se atacasen entre ellos, a menos que su carne (infectada) no fuese útil, o que el virus solamente tenga como objetivo expandirse, pues atacar a una persona infectada sería inútil.

Ahora que los científicos han determinado el posible «comportamiento» de estas criaturas, solo resta por saber ¿Es posible que suceda un apocalipsis? Y la respuesta es sí.

De hecho, aunque todo lo mencionado arriba sea mera especulación (qué lo es), existe algo que es muy real; la «zombificación» existe, aunque aún se encuentra solamente en reino animal.

Michael Dickinson, en otra línea, dice que igual que les sucede a pequeños animales, el cuerpo humano también podría ser susceptible al ataque del Toxoplasma gondii un parásito que controla el cerebro.

En el reino animal existen comportamientos que acercan mucho al de los muertos vivientes, entre ellos están el de los insectos que son hospedadores de parásitos, como el gusano nematomorfos.

Estos gusanos, en su fase adulta, viven en el agua, en donde colocan huevos que son ingeridos por insectos. Los huevos eclosionan en el interior del huésped y los gusanos y se alimentan del cuerpo hasta que llegan a la etapa adulta.

Al momento de salir, el gusano toma el «control» del huésped, provocando una necesidad de autodestrucción, al punto de hacerlos lanzarse dentro de agua, hasta morir.

Existen casos aún más extremos, como el del hongo cordyceps (en el cual se basan para el videojuego The Last Of Us), el cual infecta a las hormigas a través de esporas, provocando comportamientos extraños, como la separación del resto de insectos, arrojarse desde las alturas.

En este caso si se podría hablar de un perfecto «zombie», pues la hormiga pierde todo el control de sus acciones y mente, hasta morir. Incluso después de muerta, el insecto puede mover partes de su cuerpo, como la mandíbula.

Al final, tal cual como ocurre en el juego, el hongo crea setas en la cabeza de las hormigas que liberan esporas para infectar a otras hormigas.

Aunque, en este caso, podemos estar tranquilos, pues este caso de zombificación en insectos es imposible en los humanos, primero, porque el hongo a coexistido con las hormigas al punto de coevolucionar juntos, por lo que faltaría más que una simple mutación para que afectase a los humanos.

Entonces ¿Cuál sería la infección más viable? Para los expertos, el caso más simple de una infección que genere un comportamiento «zombie», sería el de la rabia.

Una infección zombie sería conocida como «Síndrome de la deficiencia de la saciedad atáxica neurodegenerativa» y para que esto suceda, el lóbulo frontal del cerebro debería dejar de funcionar.

En esa sección de nuestro cerebro es donde se controla funciones básicas, como por ejemplo, el apetito. Todo cerebro sería controlado por la amígdala y la corteza cingulada anterior, lugar donde nacen emociones como la ira y se genera la agresividad.

Y la rabia es una enfermedad cerebral que puede provocar cambios en el comportamiento de los animales, que van desde estados de coma, como alzamientos repentinos (después del coma), ataques e indiferencia a heridas o al mismo dolor.

Él área del cerebro que es dañado por el virus del a rabia es el sistema límbico, el cual incluye los lóbulos frontales y temporales.

A esto se le suma que el virus de la rabia es, y seguirá siendo, uno de los virus más estudiados de la historia, creando cientos de vacunas que, a final de cuentas, no han servido, o han generado mutaciones en el virus, por lo que la posibilidad de que un error fatal ocurra es mucho más probable.

De cualquier manera, se podría decir que el escenario más probable es el de la película 28 Days Later.

Personas infectadas altamente agresivas donde su único propósito es el de expandir el virus, atacando a otros hasta que la falta de alimento y agua los lleva a morir de inanición. Pero con un nivel de contagio tan alto que podría ocasionar un daño irreparable en la humanidad.

¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que un verdadero apocalipsis zombie es posible? ¿Piensas que es una exageración de estos científicos? Abajo te dejaremos un video que expande un poco más el tema y saques tus propias conclusiones.

VER TAMBIÉN ▶ Millones de Extraterrestres viven en la Tierra con forma humana (Video)

2 Comentarios

    • Se habla de probabilidad, no de garantía. A nadie le va a parecería creíble algo así antes de suceder porque precisamente es impredecible

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here