Revivir un cerebro humano ha sido uno de los retos más grandes de la ciencia durante toda la historia y una de las referencias continuas de la ficción.

Ahora, varios experimentos hechos en Estados Unidos a través de cerebros de cerdos han comenzado un nuevo debate ético que impide empezar experimentos con cerebros humanos.

Teóricamente no existe nada que le impida a la ciencia diseñar una máquina de perfusión que pueda irrigar y revivir un cerebro humano. Así lo aseguró Nenad Sestan, fisiólogo, al The New York Times, acompañado por un equipo de especialistas de la Universidad de Yale.

El profesor de neurociencias y genética ha conseguido, por primera vez, devolver la actividad a los hemisferios extraídos a cerebros porcinos. Experimentos del cual ya habíamos hablando cuando se inició.

Los cerebros de cerdos y el Homo sapiens son muy parecidos. La tecnología perfeccionada por Sestan en la Universidad de Yale es, en sus palabras, «de código abierto».

Falta solo probar que, después de haberse replicado el experimento con la perfusión de sangre en un cerebro humano post mortem, no se genere ningún tipo de actividad eléctrica que involucre cierto nivel cognitivo.

En los experimentos hechos en Yale, la actividad eléctrica en los cerebros de cerdos irrigados después de muertos, la cual se registró por encefalogramas, alcanzó un nivel bispectral de diez en una escala de uno al cien.

Ese nivel correspondería a un coma profundo, pero un estudio reciente demostró que los pacientes que están coma podrían llegar a comunicarse.

Sestan revela cuál sería el peor de los escenarios para un cerebro parcialmente revivido; estaría atrapado en una «pesadilla febril», resucitando en el momento antes de su muerte.

Y al estar en un estado de coma profundo, nadie podría oírte gritar, nadie podrá explicarte que está pasando y tú único recuerdo es el que tienes antes de morir.

Para poder evitar ese escenario en los cerebros porcinos, el laboratorio irrigó bloqueadores de canales, los cuales redujeron el acceso de la sangre o sus sustitutos a los vasos que alimentan los hemisferios, con eso, reducir la actividad cerebral.

De igual manera, los expertos dudan que los cerebros sometidos a perfusión recobren realmente la conciencia.

Después de que se hizo conocido el experimento con los cerebros de cerdos, los expertos han recibido muchas propuestas. No son pocas las personas que han ofrecido grandes sumas de dinero, o donantes de cerebros en caso de sufrir una muerte temprana.

Algunos, incluso, han lamentado que haya quienes se estén oponiendo a revivir la conciencia neuronal.

Nenad Sestan ya expresado públicamente que ha pedido consejos a especialistas en ética. El director del Centro Interdisciplinario de Bioética de Yale, Stephen Latham, respondió que sí existe una mínima posibilidad de recuperar la conciencia, hay que de detener todo.

¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que el proceso debe seguir avanzando o debe cancelarse?

VER TAMBIÉN ▶ Planean lanzar “Bombas de Semillas” para reforestar el planeta

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here