Un presentador australiano ha sorprendido al mundo al asegurar que su hijo es la reencarnación de Lady Di.

Han pasado ya 22 años del fatídico accidente de la «princesa del pueblo» y después de 175 teorías diferente sobre su muerte, el suceso sigue sin esclarecerse del todo, pues son muy pocas las personas que confían en la versión oficial de un «fatídico accidente».

Sin embargo, posiblemente ahora podremos saber la verdad de lo que ocurrió aquella noche, ya que Lady Di podría haber reencarnado en un pequeño niño australiano de cuatro años.

David Campbell, presentador de televisión australiano, ha creado una inmensa polémica a nivel mundial tras asegurar que Billy, su hijo, es la reencarnación de la princesa Diana.

El lunes, Campbell compartió unos relatos bastante misteriosos sobre la historia de su hijo en el programa de televisión Today Extra, explicando las historias que ha contado su pequeño han sido corroboradas tanto por él, como su esposa.

De alguna manera, Billy conoce detalles sobre la princesa Diana que muy poca gente conoce, y que ellos pudieron corroborar después de una exhaustiva investigación.

Según el presentador, Billy no solo señaló, sino que describió completamente el castillo donde la princesa y su familia disfrutaban de las vacaciones de verano en Escocia.

El pequeño también les comentó a sus padres que los espíritus lo visitaban todas las noches, se lo llevaban y lo traían de vuelta por las mañanas.

Campbell, quien también es padre de otros dos hijos; Leo de nueve años y Betty, también de cuatro, habló por primera de la situación sobrenatural de Billy en una entrevista hecha por la revista Stellar Magazine el domingo.

Tiempo después, la pareja se quedó perpleja, pues Billy, de un momento a otro, describió completamente la residencia Balmoral a sus amigos de nacionalidad escocesa, quienes se encontraban de visita.

David y su esposa no tenían idea de cómo Billy sabía todo sobre la familia real, pues es un tema del que nunca hablan en casa.

Sin embargo, luego de que el pequeño cumpliera los cuatro años, comenzó a mencionar que había sido una princesa, por lo que la «vida pasada» de su hijo empezó a interesarles.

Sin embargo, lo que más sorprendió fue cuando Billy mencionó a sus familiares, afirmando que tenía un hermano llamado John.

Después de investigar en internet, la sorpresa fue escalofriante cuando descubrieron que Diana sí tenía un hermano llamado John, el cual había fallecido en 1960, un año antes de su nacimiento.

A pesar de que muchos escépticos han demostrado su desconfianza en la historia de David y Billy, este podría tratarse de un nuevo caso de personas que han reencarnado, conservando recuerdos de su vida pasada.

Las historias relacionadas con la reencarnación han aparecido en todo el largo y ancho del planeta, y en diferentes épocas. Sin embargo, la reencarnación no se limita solamente a los recuerdos.

Los expertos aseguran que para saber si se trata de un tema de reencarnación real, la persona debe mostrar una personalidad y una conciencia parecida a la de la persona que dice ser.

En el esoterismo, esto es más conocido como «Transmigración del espíritu». Se menciona que esto sucede en el útero, en el momento de la concepción o poco después, cuando los pulsos rítmicos comienzan a desarrollarse en el corazón…

Aunque por el momento no se ha podido corroborar ¿Crees que se trata de un verdadero caso de reencarnación? ¿Podremos saber que sucedió aquella noche del 31 de agosto de 1997?

VER TAMBIÉN ▶ Extraña criatura insectoide vista en Indonesia se vuelve viral (Video)

3 Comentarios

  1. increible estos casos de reencarnación, yo lo creo, yo mismo se que viví en otra época, en sueños veo con frecuencia una casa, sus habitaciones y los muebles y decoración es como de los años 50 y los lugares cercanos a esa casa también lo sueño, pero no ha logrado precisar en que lugar del mundo es

    • Exactamente eso es lo que muchos expertos aseguran; cuando una persona ve “visiones” muy seguido sobre cosas concretas que no debería conocer, haciendo que las conozcas, lo más probable es que el subconsciente haya “almacenado” este tipo de recuerdos, y en un estado de relajación como los sueños, podemos verlos.

      Yo no he tenido ese tipo de sueños o recuerdos, pero he conocido casos de casos que dejan mucho que pensar y te hacen dudar incluso.

  2. Es fantástico creer que una vez que la vida terrenal del ser humano se termina con la denominada muerte del cuerpo físico, el llamado alma perdura independientemente de aquél y se continúa en otros niveles existenciales, incluyendo la posibilidad de asociarse a otro cuerpo físico.
    Pero es necesario entender que el ser humano es una estructura completa que así como se inicia, se termina. Es decir, la existencia de cada humano es una y única.
    El conjunto de las interacciones de aquella estructura existente determina todos los fenómenos asociados a ella. O sea, todas las sensaciones “físicas” y todas las sensaciones “psíquicas”, incluidos los sentimientos, las ideas, la memoria, los pensamientos, la inteligencia, las creencias, los dolores, los gustos, los goces, la conciencia, etc., etc., etc.. Entonces, cuando cesa el estado vital, cesa todo.
    Se deduce lógicamente que no es aceptable la denominada reencarnación, pues cada estructura es única e irrepetible. Es un cuanto de energía que tiene un inicio y tiene un final.
    La existencia está conformada por infinitos cuantos de energía, los cuales todos tienen su inicio y su final.
    Las experiencias de que un niño reconoce situaciones y/o personas correspondientes a una persona fallecida, tienen explicaciones lógicas, basadas en dos posibilidades:
    1 – si es de la familia genética, ésta contiene el registro completo de todos los componentes familiares desde sus orígenes y, por determinadas interacciones, las experiencias de alguno de ellos es transmitida a la conciencia de otro de ellos en el proceso de muerte, por ejemplo.
    2 – si no es de la familia genética, por otro tipo de interacciones la emisión de datos en el proceso de muerte es tomada por la conciencia de otro, niño o no.
    Téngase en cuenta que todas las entidades humanas se encuentran en interacción constante en diferentes niveles de conciencia durante todo el periodo vital y, en el proceso de muerte, se generan emisiones de información extraordinarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here