El resveratrol, un elemento que se encuentra normalmente en el vino parece ser la respuesta al deterioro muscular que sufren los astronautas que viajarán a Marte.

Un experimento realizado por investigadores de la Universidad de Havard a ratas que fueron expuestas a los efectos del desgaste de la gravedad marciana, reveló que una dosis diaria de resveratrol preserva de una forma sustancial la masa muscular y la energía.

Sin la presión de la gravedad en el espacio, los músculos y huesos se debilitan. Tan solo tres semanas en el espacio, el músculo sóleo de la pierna de una persona se reduce hasta un tercio.

Así lo ha explicado Marie Mortreux, la principal investigadora del estudio que está financiado por la NASA en la Escuela de Medicina de Harvard.

La reducción del músculo viene junto a una pérdida de las fibras musculares de contracción lenta, las cuales se necesitan para generar resistencia.

Para conseguir que los astronautas puedan continuar durante prolongados periodos de tiempo en Marte, el cual solo tiene una presión gravitatoria del 40% de la Tierra, es necesario un plan para mitigar el desajuste que sufre la musculatura.

Y de acuerdo a los últimos estudios, el candidato más fuerte es el resveratrol, un compuesto encontrado normalmente en la piel de la uva y arándonos, y que se ha estudiado durante mucho tiempo debido a sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y antidiabéticos.

El experimento fue realizado con 24 ratas macho, las cuales se expusieron a una carga normal, como la de la Tierra, a una carga del 40%, como la de Marte, durante 14 días completos.

En cada grupo, la mitad recibió 150 mg de resveratrol al día en agua: los otros tuvieron solamente agua. De lo contrario, se alimentaron de forma normal.

24 ratas macho fueron expuestas a carga normal (Tierra) o carga del 40 % (Marte) durante 14 días. En cada grupo, la mitad recibió resveratrol (150 mg / kg / día) en agua; los otros consiguieron solo el agua y ambos grupos fueron alimentados normalmente.

La circunferencia de la pantorrilla y la fuerza del agarre de las patas fueron medidos de manera semanal y a los 14 días, se hizo un análisis a cada pantorrilla de los roedores.

La condición «Marte» generó una debilitación en el agarre de las ratas y redujo la circunferencia de la pantorrilla, el peso muscular y el contenido de fibra de contracción lenta.

Sin embargo, a las que se le suministró resveratrol, tenían prácticamente el mismo agarre en las patas delanteras y traseras, al mismo nivel de las ratas de la Tierra.

Sumado a ello, el resveratrol protegió totalmente la masa muscular en las ratas bajo la presión de Marte y disminuyó considerablemente la pérdida de fibras de contracción lenta.

Ahora, el problema es como suministrar el suplemento una vez los astronautas lleguen a Marte. Obviamente, enviar vino a otro planeta sería, cuanto menos, extraño y costoso.

Sin embargo, los primeros colonizadores del planeta rojo podrían tener su propia producción de vino marciano.

O así lo ha dado a entender Georgia, un país con tradición de viñedos con 8.000 años de antigüedad, quien dio a conocer a comienzos de año su proyecto para cultivar uvas en Marte.

VER TAMBIÉN ▶ Un Dron «Libélula» de la NASA explorará Titán (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here