En el año 2003, un sujeto conocido como Andrew Carlssin, de 44 años, sorprendió al mundo al hacer 126 operaciones de gran riesgo, pero sin perder ni un solo dólar.

La información que manejaba el hombre era totalmente exacta. Tiempo después se descubrió que se trataba de un viajero del tiempo…

De acuerdo al información de la Comisión de Bolsas y Valores, mejor conocida como la SEC, Carlssin había empezado con una inversión de tan solo 800 dólares, la cual se transformó 350.000.000 de dólares en tan solo dos semanas.

Este inexplicable aumento de acciones captó la atención de las autoridades, por el cual el FBI decidió investigarlo por el delito de tráfico de información privilegiada.

Obviamente ¿Cómo es posible que una persona salida de la nada pueda invertir en transacciones en la bolsa de alto riesgo, 126 veces, sin tener un solo fallo ni margen de pérdidas?

El FBI lo interrogó y, después de unas cuatro horas, la información que se filtró sobre este sujeto fue aún más increíble. Carlssin aseguró que era un viajero del tiempo del año 2256.

Obviamente, en el futuro, la gente sabría acerca de la volatilidad del mercado de valores de esa época, y la gente que ya la conocía, tenía clara ventaja sobre el resto.

De una manera parecida, Carlssin poseía la información se cómo ocurriría todo, y trató de amasar una fortuna al viajar en el tiempo.

Les dijo a los oficiales del FBI que si lo liberaban y le permitían volver a su época, le daría información sobre la ubicación de Osama Bin Laden y la cura del sida (VIH).

Obviamente no reveló ningún tipo de información sobre su viaje, como lo hizo y la ubicación de su máquina del tiempo, o si quiera había una. No habló de su funcionamiento siquiera, ya que temía que la tecnología fuera tomada por las personas equivocadas.

Por ello, como era de esperarse, el FBI no creyó su historia. Pensaron que simplemente se trataba de un estafador que intentaba salirse con la suya con una historia increíble.

Sin embargo, a los días de ser encarcelado, fue liberado bajo libertad condicional al cancelar una fianza de un millón de dólares, la cual fue abonada por una persona que nunca se supo su nombre.

Carlssin debía acudir al juzgado el 3 de abril de ese año, pero no acudió y, de hecho, desapareció pro completo.

A pesar de que el FBI comenzó una investigación para dar con su ubicación, no encontraron ningún tipo de información sobre él previo a diciembre del 2002, como si nunca hubiese existido.

Esta historia se filtró a la prensa, y un periódico de noticas amarillista, como el Weekley Wolrd News publicó la publicó, para ser compartida por Yahoo! News.

Esto provocó que los foros de internet de la época se llenaran con la historia, teorías y especulaciones de usuarios. Estos hechos volvieron leyenda a Andrew Carlssin, convirtiéndolo en uno de los casos más extraños de viajes en el tiempo.

Después de todo, realmente parecía ser un viajero en el tiempo que manejaba información de nuestra época, mucho más para la fecha, en la que el Wall Street sufría una de las peores crisis económicas y era impensable tener tantas ganancias en tan poco tiempo.

VER TAMBIÉN ▶ Christine Chubbuck: la historia detrás del primer suicidio en directo (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here