En las afueras de la ciudad de Elda, en la provincia de Alicante, hay una casa maldita que fue testigo de un macabro suceso que se convirtió en leyenda. Conoce la historia de Adelina.

Una casa edificada en los años setenta en medio de la nada, a las faldas del monte Bolón, lejos de la civilización y sin otras viviendas alrededor.

Fue construida por Francisco Beltrán Martí, un policía retirado de 62 años, para vivir con su mujer Adelina Mira-Pércival Javaloyes, de 39 años de edad y su hija adoptada Rosa María Beltrán, de 5 años.

Francisco era un celoso empedernido que construyó esta casa con la idea de aislar por completo a su mujer de cualquier contacto con otros hombres. Cuando levantó esta casa, no había absolutamente nada alrededor.

Una mañana de agosto de 1977, Francisco disparó a bocajarro un tiro contra Adelina, propinándole de inmediato la muerte y en presencia de su hija.

Una historia de violencia de género que conmovió a un país entero y que, incluso se llevó al cine convirtiendo este trágico asesinato en leyenda.

Entre estas paredes aún se puede sentir la angustia y la desolación. Todo aquel que entra en esta casa es partícipe de la desesperación que, en un tiempo pasado, Adelina padeció.

Una leyenda que sigue viva tras más de 40 años y una casa donde muchos aseguran que todavía se puede sentir la presencia de la pobre Adelina, pidiendo ayuda a todo aquel que se atreve a entrar en su hogar…

VER TAMBIÉN ▶ Las caras de Belmez : “el fenómeno paranormal más importante del mundo”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here