Los sumerios tenían numerosos dioses a los que invocaban y no solo para su protección. Existía una trinidad de dioses mayores: Enlil, Enki, y Ea.

También existían dioses y diosas patronos o protectores de una determinada ciudad. Algunos reyes también tenían sus dioses protectores.

A Enki le solía representar como un ser con cuerpo de pez del que sale una cabeza humana, con pies parecidos a los humanos y portando o vertiendo agua.

Enki era el señor de las aguas, la fertilidad y la sabiduría.
Surgió del caos de las aguas marinas, daba vida a todos los seres de la Tierra.

Además, Enki, hermanastro del dios Enlil, tenía como misión crear a los hombres e impulsar a que otros dioses los creasen, dotando a los humanos con las artes, oficios y medios técnicos necesarios para desarrollar la agricultura.

Inanna era la gran madre sumeria, la diosa de la fertilidad, del amor y la guerra, el principio de la vida, a quien los hombres habían dado culto desde tiempo inmemorial.

Tal era su importancia que se construyeron en su honor siete templos por toda sumeria, aunque el principal se encontraba en la ciudad de Uruk.

Enki y Inana son los dioses protagonistas en la creación de los humanos deformes. Los dioses estaban cansados de labrar los campos y de crear canales para poder cultivar.

Entonces Enki tuvo la idea de modelar una figura de barro a la que Inanna, la diosa madre, daría a luz: fue así como nació el primer hombre.

Desde entonces, los hombres se vieron obligados a trabajar las tierras para poder producir comida, para ellos y para los dioses.

Para celebrarlo, Enki e Innana bebieron cerveza durante un banquete, se pelearon y la diosa se jactó de poder echar a perder su creación cuando ella quisiera.

Enki la desafió, diciéndole que él podría encontrar un lugar para cualquier criatura que Inanna fuese capaz de crear. La diosa creo seres deformes, pero Enki encontró para cada uno de ellos un lugar en el mundo y en la sociedad sumeria.

De esta forma, el mito aparte de explicar la creación del hombre y el por qué fue creado, también hace mención a la existencia de seres humanos con algún tipo de tara.

Algunas de estas historias es posible que se apoyasen en hechos históricos como guerras, inundaciones o la actividad constructora de un rey importante, magnificados y distorsionados con el tiempo..

VER TAMBIÉN ▶ Dioses y extraterrestres en el antiguo Egipto (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here