De acuerdo a los últimos informes de SETI, las estrellas que han desaparecido a lo largo de los años podrían ser pruebas de la existencia de tecnología avanzada extraterrestre.

Hace setenta años, el Observatorio Naval de los Estados Unidos fotografió la constelación de Lupus, convirtiéndose en una de las primeras instantáneas del espacio profundo.

Sin embargo, cuando los astrónomos apuntaron los telescopios modernos en el año 2016, descubrieron que hacía falta una de las estrellas que aparecieron en la fotografía de 1950.

Este hallazgo fue calificado como algo «muy incierto» por los astrónomos y decidieron continuar investigando que era lo que estaba sucediendo.

Así analizaron varios registros del Observatorio Naval de los Estados Unidos sobre objetos que parecen haber desaparecido del espacio.

Casi cuatro años más tarde, la incógnita sigue presente y no se sabe que pasó, sin embargo, el proyecto «Desapareciendo y apareciendo durante un siglo de observaciones», asegura que han encontrado cientos de estrellas que habían desaparecido.

¿Los extraterrestres son los responsables?

Si bien es cierto que aún no se encuentran formas de vida alienígena, aseguran que zonas del espacio en donde las estrellas desaparecen podría tratarse de las zonas más importantes para comenzar la búsqueda.

El equipo asegura que la búsqueda de las estrellas que se esfuman del universo podría otorgar información importante para el proyecto SETI al identificar puntos calientes en donde, aparentemente, desapareció una estrella.

En pocas palabras, una gran estructura podría haberla cubierto y hacerla «invisible» a la vista, pero no para los radares de calor.

La idea de que una, o varias civilizaciones extraterrestres sean capaces de construir mega estructuras, como la llamada esfera de Dyson, la cual es capaz de cubrir una estrella en su totalidad para absorber su energía es algo que aún es impensable para la mayoría de la comunidad científica.

Sin embargo, esta teoría explicaría el por qué hay estrellas que desaparecen y aparecen después de un tiempo indeterminado.

Cabe destacar que la estrella que desapareció y reapareció en la constelación de Lupus no es la primera; la Estrella de Boyajian también vio opacada su brillo en casi su totalidad y, después, volvió a brillar como si nada hubiese sucedido.

Sin embargo, aún se siguen dando explicaciones, un tanto rebuscadas, pero naturales a estos fenómenos y continúan siendo mucho más aceptadas que la existencia de vida inteligente fuera de la Tierra.

Sin embargo, este nuevo estudio nos muestra que no estamos solos y que, por el contrario, son cada vez más científicos que se ponen del lado de la verdad.

VER TAMBIÉN ▶ NASA desconcertada: algo está produciendo exceso de Oxígeno en Marte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here