En Sintra, Portugal, existe una finca rodeada de misterio: Quinta da Regaleira. Se trata de un palacio ajardinado con infinidad de simbología esotérica en sus muros y monumentos.

El palacio comenzó a construirse en 1900 por orden del millonario Antonio Augusto Carvalho Monteiro.

El arquitecto modeló el palacio con construcciones que evocan la arquitectura románica, gótica, y renacentista, pero lo que destaca de este lugar por encima de todo, es la famosa torre invertida.

Se trata, nada más y nada menos que de un pozo iniciático, cuyo simbolismo se entrelaza directamente con los antiguos Templarios y con ‘La Divina Comedia’ de Dante.

Es una torre construida de manera inversa a como estamos acostumbrados, pues en vez de erigirse hacia el exterior, lo que hace en realidad es acabar en un nivel bastante bajo para adentrarse en el fondo de la tierra a lo largo de 27 metros.

Cuenta con nueve pisos que, según algunos historiadores, se corresponden con los nueve niveles que aparecen reflejados en los nueve círculos del infierno de Dante.

En la parte más baja del pozo, en mármol, aparece una rosa de los vientos sobre una cruz templaria, y a lo largo de la escalera aparecen 23 nichos, que no están dispuestos al azar:

De hecho, se agrupan en tres conjuntos de 17, 1 y 5 tumbas, en referencia a 1715, fecha en la que fue levantada esta construcción.

Muchos de los turistas que, actualmente, acuden hasta la torre suelen descender sus escalones en su recorrido, pero originalmente la idea es completamente contraria: ascender desde lo más profundo de la tierra.

De hecho, para llegar a la torre desde el suelo, es necesario atravesar una serie de túneles de complicado acceso, no solo por lo sinuoso de su recorrido, sino por la más absoluta oscuridad en que se debían enfrentar para llegar hasta la base de la torre.

Una vez ahí, era el momento de ir subiendo piso a piso, para lo que había que subir los 15 escalones que separan cada uno de los nueve descansillos, como una especie de metáfora:

Salir de lo más profundo de la tierra para ascender a la luz, olvidarse del ser que uno era para alcanzar el conocimiento.

Es una clara referencia a la masonería, y aunque según los historiadores oficiales este pozo nunca fue utilizado para estos ritos, (porque Carvalho Monteiro murió solo 8 años después de su construcción), existen varias historias paralelas que demostrarían lo contrario.

En el fondo de esta torre invertida, y nada más recorrer unos metros, aparece otro pozo inacabado, que algunos expertos han vinculado con una obra a medio hacer y, otros, con algo más esotérico:

“Si desciendes los escalones en lugar de subirlos, llegas a esta estructura, lo que puede ser un mensaje alegórico de lo que implica recorrer el camino contrario a la luz”.

Este lugar tan especial y lleno de simbología era el epicentro de un evento clave para los masones y las ceremonias de iniciación, durante las cuales los aspirantes debían ascender por el pozo siguiendo un rito, hasta llegar a la entrada custodiada por dos dragones posados sobre una fuente.

Y los detalles continúan: caracoles en piedra, representaciones de la torre de Babel, personajes mitológicos, etc.

Así es que por estas y muchas otras cosas, Quinta da Regaleira es definitivamente una de las construcciones más increíbles que podemos encontrar en el mundo, un extraño lugar que a día de hoy sigue siendo todo un misterio.

VER TAMBIÉN ▶ El Monte Olimpo (Grecia) ocultaría una Base Extraterrestre milenaria

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here