La “nave antigravedad” que llevó a su inventor a la cárcel (Video)

Escrito por UFO SPAIN

18 Abr, 2020

Otis T. Carr fue el inventor de unas avanzadas aeronaves antigravedad en la década de los 50 que, sin embargo, fue silenciado por la élite global.

El anuncio de una nave antigravedad

A finales de 10950, OTC Enterprises Inc., en Baltimore, publicó un artículo el 3 de abril en donde afirmaba que la compañía estaba lista para fabricar una aeronave capaz de viajar fuera de la atmósfera terrestre.

Lo único que necesitaba era aproximadamente 20 millones de dólares que, para la fecha, equivaldrían a varios miles de millones.

La persona que se encargaría de su construcción sería Otis T. Carr. Se organizaron varios eventos para recaudar fondos, pero las personas no se mostraban especialmente interesadas.

Aun así se consiguió recaudar millones de dólares de personajes extremadamente poderosos.

El problema es que no se sabía realmente como consiguió obtener tantos fondos si la gente no creía que pudiera hacerlo.

El interés del gobierno estadounidense en los OVNIs

Ahora sabemos con seguridad que el gobierno los Estados Unidos siempre tuvo un especial interés en los OVNIs,naves voladoras y la tecnología antigravedad.

Tener en su poder aeronaves con la capacidad de volar fuera de la atmósfera terrestre o hacer maniobras que tecnológicamente eran imposibles para le época le brindaría una gran ventaja contra sus enemigos.

Sin embargo, que una persona mostrara la capacidad de poder inventar una aeronave antigravedad como esta podría ser un peligro nacional, por lo que las campañas de desprestigios no se hicieron esperar.

Eso fue exactamente lo que le sucedió a Carr; fue víctima de una campaña de ridiculización extrema por parte de los medios de comunicación del país.

La creación de un platillo volador

Sin embargo, Carr no se amilanó, después de todo había conseguido el presupuesto. Así que su objetivo era tener una «Nave Espacial Circular OTC-X1» para el 7 de diciembre de 1959.

Los diseños mostrados por Carr presentaban una capacidad de vuelo a través de un campo gravitatorio artificial generado por un «Motor de gravedad» que no necesitaba combustible.

En vez de eso era alimentado gracias a un «Acumulador eléctrico Utron», una batería de dimensiones pequeñas capaz de autorecargarse a través de energía electromagnética proveniente del Sol gracias a la química reproductiva natural.

Esto supondría una aeronave antigravedad capaz de funcionar con energía libre, la cual podría ser construida en masa y a bajo coste.

El apoyo a Carr y la clausura del proyecto

El ingeniero había recibido muestras de apoyo de parte de personajes importantes, como lo fue el de Wayne Aho, un oficial de inteligencia militar que aseguró que acompañaría a Carr cuando este pudiera viajar a la Luna. Sin embargo, ningún nombre sobresale tanto como el de Nikola Tesla.

Tesla declaró para el investigador independiente Doug Yurchey, que Carr y su equipo habían sido capaces de construir platillos voladores totalmente funcionales a finales de los 50. La nave funcionó.

También mencionó las intenciones de llevar su nave a la Luna, sin embargo, su laboratorio fue clausurado a la fuerza sin ningún tipo de explicación y agentes federales confiscaron todo el equipo que se encontraba junto a la documentación.

La argumentación que se le dio al equipo es que el invento provocaría «grandes daños» al sistema monetario del país.

Por esta razón, Carr fue expuesto al escarnio público, con una campaña de desprestigio brutal a su nombre.

Censura a la ciencia

Como ha sucedido en otras ocasiones, todo el trabajo de Carr fue censurado por el gobierno, llevándolo a la cárcel. Esto sucedió cuando Louis J. Lefkowitz, quien fungía como Fiscal General de Nueva York para la época, declaró que Carr había «estafado» por más de 50.000 dólares.

Todo el laboratorio fue saqueado, y lo que no se pudieron llevar fue destruido. Además se le ordenó a todos aquellos que trabajaban con Carr que se fueran a otras zonas del país y que rompieran todo tipo de contacto.

Sin embargo, Carr escribió en el año 52 un libro titulado «Dimensiones del Misterio». De acuerdo a declaraciones posteriores, este texto se escribió en «código», para esconder el diseño, su plan de trabajo y la funcionalidad de la máquina.

Esta es una muestra más de como la censura y la manipulación ha conseguido trastocar el avance de la ciencia libre y beneficiosa para toda la humanidad, solo porque no se alineaba con los intereses de la élite.

VER TAMBIÉN ▶ Descubierto un “mundo subterráneo” bajo las Pirámides de Giza (Video)

Relacionado

2 Comentarios

  1. el libro de otis carr “dimensiones del misterio” en donde se puede conseguir

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténte informado de las últimas novedades sobre UFO SPAIN

Acceso a Contenido Premium

Obtén acceso privilegiado a nuestro contenido Premium y más beneficios suscribiéndote en nuestro blog.

Síguenos

Únete a nuestra comunidad en nuestras redes sociales.

Close